Según informó El Tiempo, el Exjefe de campaña de Trump, Paul Manafort, se entregó al FBI por conspiración contra Estados Unidos y por conspiración para lavar dinero.

Paul Manafort, exjefe de campaña del ahora presidente Donald Trump, y su exsocio Rick Gates se enfrentan al cargo de conspiración contra Estados Unidos y conspiración para lavar dinero, en la investigación de la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016, según el escrito de acusación divulgado este lunes.

El escrito de acusación hecho público este lunes detalla que los cargos contra Manafort y Gates incluyen conspiración para lavar dinero, así como realizar declaraciones falsas y engañosas y no presentar información financiera y de cuentas bancarias en el extranjero.

Antes de dirigir la campaña electoral de Trump durante unos meses, Manafort trabajó para un multimillonario con el fin de beneficiar al Gobierno del presidente ruso, Vladimir Putin, y también hizo negocios irregulares con prorusos en Ucrania, según los investigadores.

La investigación de Mueller también cubre las finanzas y negocios familiares del presidente, y busca determinar si Trump incurrió en obstrucción de la justicia cuando despidió en mayo al entonces director del FBI James Comey, quien lideraba las pesquisas del caso ruso.