El Amsterdam Trade Bank (ATB), la sucursal holandesa del banco ruso Alpha Bank, fue puesto bajo investigación por posible blanqueo de capitales por la agencia antifraude de Holanda. El Servicio de Información e Investigación Fiscal de Holanda lanzó la acción por haber indicios de que en la entidad bancaria se realizaban fraudes y se manejaban activos provenientes del crimen organizado.

Adicionalmente, el fiscal encargado del caso, Marieke van der Molen, dijo que el banco omitió o retrasó el reporte de operaciones sospechosas y que tampoco realizaba una adecuada debida diligencia para el conocimiento del cliente, ambas obligaciones impuestas por el marco normativo holandés.

Una vez conoció de la investigación, el ATB dijo que los hechos y bienes que motivan la investigación hacen referencia a portafolio de clientes que ya no hacen parte del banco desde hace varios años. “Los procesos del banco han sido auditados y supervisados como ocurre para todos los bancos en Holanda”, dijo la entidad en un comunicado.

Las autoridades también barajan la hipótesis que el ATB hace parte de una red de lavado compuesta por varias instituciones financieras cuyo objetivo era movilizar, entre 2010 y 2014, más USD 20 mil millones producto del crimen organizado desde Rusia hacia jurisdicciones más laxas como Letonia y Moldavia.