El Global Bank de Panamá negó, a través de un comunicado, su presunta vinculación en el lavado de millonarias sobornos pagados a exfuncionarios públicos de Panamá.

 

El Ministerio Público de Panamá reveló que varios exfuncionarios del Ministerio de Obras y del Ministerio de Vivienda pidieron sobornos a empresarios de la construcción. Los hechos habrían tenido lugar entre 2011 y 2012 lavado.

Según un reporte de prensa de La Estrella de Panamá, la investigación inició en septiembre de 2017 y vincula a las empresas Constructora Conalvías S. A., Constructora Meco S.A., Constructora Rodsa S.A., Constructora Bagatrac S.A., Ingenería REC S.A., GS Contractors (Grupo Corporativo GS S.A.) y Concepto y Espacios S.A.

En la presunta trama de corrupción también estarían involucrados un exoficial de la banca privada y un abogado particular, “quienes realizaron operaciones financieras y estructuraron sociedades para el movimiento del dinero ilícito, producto de la corrupción”, agrega el diario.

Según el mismo reporte, el dinero –cerca de USD 40 millones de dólares– se canalizó a través de una sociedad denominada ‘Blue Apple Services’, la cual poseía cinco cuentas en Banesco, Capital Bank y el Banco General de Panamá.

También le puede interesar: el caso de riesgo reputacional que acabó con entidad financiera colombiana

 

El papel de los bancos

De acuerdo con un reporte de la W Radio, los tres bancos –Banesco, Capital Bank y el Banco General– “ordenaron el cierre de estas cuentas bancarias luego de considerar que las operaciones eran inusuales y fuera del perfil transaccional”.

Por otra parte, el Ministerio Público agregó que el dinero se lavó principalmente a través de un factoring estructurado por Factor Global, una subsidiaria del Global Bank de Panamá, y por medio de “empresas de papel que fueron creadas para mover el dinero público”.

Luego de conocerse la noticia, el Global Bank emitió un comunicado en el que señala que los contratos de factoring “fueron producto de licitaciones del Estado, debidamente adjudicadas y refrendadas”.

Así mismo, el banco asegura que realizó las debidas diligencias y analizó e investigó la procedencia de los fondos que fueron recibidos del Ministerio de Economía.

El banco también sostiene que cumplió “con todos los protocolos, regulaciones y procesos que exige la ley en la materia” y que en ningún momento descontó facturas de Blue Apple Services ni de las otras sociedades involucradas en el caso, sino que todas las facturas descontadas fueron de las entidades de Gobierno.

También le puede interesar: un lavado de activos da claves para mejorar los Sarlaft