Tras la plenaria realizada la semana pasada, el Gafi publicó un comunicado en el que se muestra ‘‘profundamente preocupado por la falta continua de Brasil para remediar las graves deficiencias detectadas’’ en su informe de evaluación mutua de 2010. Si no resuelve los problemas, podría caer en la lista gris.

 

De acuerdo con el Gafi la gran falla de Brasil es que no ha tipificado la financiación del terrorismo, solicitud que le hizo hace ya 12 años en el informe de evaluación mutua de 2004.

Por ello, el organismo internacional instó al país a ‘‘cumplir con su compromiso’’ de promulgar leyes contra la financiación del terrorismo y le dio plazo hasta el 20 de junio de 2016. De no hacerlo, Gafi tendrá en cuenta medidas más fuertes en el proceso de seguimiento que tiene con Brasil.

No se descarta la inclusión en la lista gris de jurisdicciones con deficiencias en sus sistemas de prevención del LA/FT debido a que Gafi se ha enfocado, desde hace varios meses, en luchar más eficazmente contra la financiación del terrorismo ante el aumento de ataques en varios lugares del mundo, y por la expansión del grupo Estado Islámico.

La eventual reseña sería un gran golpe para la ya desacelerada economía del gigante sudamericano.