La Alianza Internacional Contra la Corrupción en el Deporte (Ipacs por su nombre en inglés), liderada por el Comité Olímpico Internacional (COI), creó una fuerza de tarea conjunta de asociaciones deportivas nacionales e internacionales, públicas y privadas, para luchar contra la corrupción en el deporte. El objetivo general de la alianza es “mejorar el gobierno y la integridad en el deporte”.

En concreto, son tres áreas las que la fuerza conjunta quiere enfocarse: reducir el riesgo de corrupción en la organización de eventos deportivos o desarrollo de su infraestructura, asegurar la integridad en la selección de organizadores de eventos deportivos masivos con especial énfasis en atender los conflictos de interés, y optimizar el proceso de cumplimiento con principios de buen gobierno corporativo para mitigar el riesgo de corrupción en empresas deportivas.

El jefe de ética y oficial de cumplimiento del COI, Pâquerette Girard Zappelli, dijo que “si miramos los asuntos más importantes en el gobierno de los deportes de la época reciente, los tres puntos definidos por la alianza son muy pertinentes. Hay que ir más allá de las declaraciones de buenas intenciones y desarrollar herramientas y soluciones prácticas para mejorar el gobierno deportivo y asegurar su integridad en todos los niveles de organizaciones de deporte, en los gobiernos y en entidades intergubernamentales”.

Luego de lanzada la iniciativa, el proceso continuará con la planeación y determinación de tareas específicas por cada una de las áreas de enfoque, para luego debatir dichos planes de trabajo en junio, en las oficinas del COI en Suiza.