Fermín García Isaza, acusado en Colombia por ser el segundo al mando de la estructura criminal liderada por Lino Mario Jay, alias «Chino», deberá pagar 8 años de cárcel en Honduras.

El colombiano requerido por las autoridades por liderar una organización responsable de la distribución de drogas, fue condenado a prisión por el delito de lavado de dinero.

La resolución fue dictada por un juzgado hondureño mediante un procedimiento abreviado al que se sometió el acusado, indicó el Ministerio Público hondureño en un mensaje en su cuenta de Twitter.

García Isaza, detenido en marzo de 2016 en el departamento de Colón, Caribe hondureño, fue condenado por blanquear 99.000 lempiras (4.163 dólares) y 24.600 dólares, añadió.

El colombiano, conocido bajo el alias «Paki», vivió por muchos años en los municipios hondureños de Sonaguera y Sabá tras ingresar de manera ilegal al país centroamericano, en fecha no precisada.

Además existía desde 2010 una orden de aprehensión internacional contra él por los delitos de «tráfico, fabricación y porte de estupefacientes agravado», según las autoridades hondureñas.

Al colombiano se le acusa de ser el segundo al mando de una estructura criminal en Colombia que lidera Lino Mario Jay , alias «Chino», según la denuncia en poder de las autoridades hondureñas.

De acuerdo con investigaciones de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico, el colombiano pudo haber coordinado varios envíos de drogas a Honduras, incluido un cargamento de 211 kilos decomisados por las fuerzas del seguridad en septiembre de 2015, en el Caribe hondureño.

(Nota agregada de El Espectador)