Bogotá D.C., febrero 24 de 2017

 

El pasado 16 de febrero recibí una carta firmada por la doctora Carmen Maritza González Manrique, quien estuvo encargada de la Dirección de la Unidad de Información y Análisis Financiero (Uiaf) hasta hace unas semanas, en la que me solicita rectificar la información plasmada en el artículo ‘Odebrecht y políticos: la Uiaf tiene la respuesta‘, el cual, a su vez, fue replicado por el diario El Espectador y comentado en el programa radial La Luciérnaga.

En su comunicación, la doctora Carmen Maritza González Manrique sostiene que en mi artículo yo hago afirmaciones y apreciaciones con respecto a su gestión durante el tiempo que estuvo encargada de la Uiaf, las cuales, a su modo de ver, tienen »(…) argumentos negativos que carecen de total conocimiento, soporte, valides (sic) y veracidad (…)».

En la misma carta la exdirectora asegura que mi artículo sostiene que la Uiaf »ha pasado de agache sin cumplir su rol de forma transparente e imparcial (…)». También señala que el artículo indica que »(…) el problema de la inoperancia de la Uiaf (….)» se debe a que la entidad desde hace nueve meses no tiene director en propiedad, lo cual, en su opinión, manifiesta a la opinión pública que »(…) la gestión de la suscrita fue nula e ineficaz (…)».

Teniendo en cuenta lo anterior, me permito exponer lo siguiente:

 

1. En primer lugar, lamento que la doctora Carmen Maritza González Manrique se haya molestado por el artículo original publicado el 9 de febrero de 2017 en Infolaft y por el artículo reproducido por El Espectador bajo el título ‘Odebrecht: primer reto del nuevo director de la Uiaf‘.

2. Como ya lo mencioné, el 9 de febrero de 2017 Infolaft, revista especializada en prevención del lavado de activos, fraude y corrupción, publicó en su página web el artículo ‘Odebrecht y políticos: la Uiaf tiene la respuesta’, centrado en la revelación que dos días antes realizó el Fiscal General de la Nación sobre las declaraciones de Otto Bula acerca de la posible financiación de la campaña del Presidente de la República.

3. Como es de conocimiento de los lectores y de las personas que consultan frecuentemente la revista Infolaft, por la calidad de nuestros contenidos y por el rigor que manejamos, nos hemos convertido en un referente para los diferentes medios de comunicación y por ello, algunos hacen eco de nuestros contenidos.

4. Ante la vacancia o interinidad en la Dirección de la Uiaf por la salida de la doctora Carmen Maritza González Manrique debido a un nombramiento que le hicieron en otra entidad, y ante las revelaciones del Fiscal General de la Nación, me manifesté como periodista en esos dos artículos de opinión. En estos textos ilustré a los lectores sobre las capacidades legales de la Uiaf, contenidas en leyes y otras normas de acceso público, y opiné sobre los retos de la nueva dirección.

5. En ningún momento, contrariamente a lo que sin fundamento expresa la doctora Carmen Maritza González Manrique, me referí a ella directamente o la acusé de algo de manera expresa o tácita.

6. En su carta, la doctora Carmen Maritza González Manrique me atribuye el uso de las expresiones »la Uiaf ha pasado de agache sin cumplir su rol de forma transparente e imparcial» e »inoperancia de la Uiaf». De la lectura juiciosa de los textos, a los cuales se puede acceder a través de los hipervínculos, se verá que ninguna de esas expresiones hace parte de los artículos.

7. Desde el día miércoles 15 de febrero de 2017, cuando conocí por interpuesta persona de la molestía de la doctora Carmen Maritza González Manrique, me comuniqué con ella por chat y le ofrecí rectificar si me señalaba el párrafo o la frase puntual que faltaba a la verdad. No obtuve respuesta. Seguí intentando comunicarme telefónicamente y lo logré el viernes 17 de febrero de 2017, momento en el cual le volví a manifestar mi intención de rectificar si me mostraba tan solo una frase que faltara a la verdad.

8. Infolaft consultó el tema con expertos en ética periodística y en temas jurídicos, quienes revisaron los textos y han conceptuado que mi actuación fue correcta y ajustada a los preceptos de la actividad periodística que ejerzo como director de un medio y como columnista.

9. La revista Infolaft seguirá trabajando con las entidades financieras, las empresas y autoridades nacionales e internacionales con las cuales colabora. Nuestros únicos enemigos son los fenómenos de riesgo que afectan a nuestros lectores: lavado de activos, fraude, corrupción y financiación del terrorismo.

 

Alberto Lozano Vila, director revista Infolaft