De acuerdo con lo informado por la Fiscalía la investigación fue adelantada por la Dirección de Lavado de Activos y Antinarcóticos con el apoyo de la Policía Judicial de Crimen Organizado del CTI. La modalidad delictiva de lavado consistía en comercializar oro en pequeñas y grandes cantidades a través de una serie de compraventas ubicadas en distintas zonas del país con el objeto de que CI Goldex exportara dicho metal.

 

La Fiscalía señaló por medio de un comunicado que para lograr el lavado de activos ”alrededor de Goldex se configuró un carrusel de personas jurídicas registradas en diferentes cámaras de comercio del país, que figuraban como proveedores de la comercializadora, a través de diferentes formas de constitución, como: empresas recién conformadas, mismos socios, bajos montos de capital, volumen de operaciones por miles de millones de pesos, cuentas por cobrar a clientes sin tener la capacidad económica, financiera y patrimonial para ello, disolución y liquidación en poco tiempo e ingresos con bajo margen de utilidad, entre otros”.

Adicionalmente, y según el ente acusador, ”estos proveedores, de acuerdo con las pruebas recaudadas, contaban con una serie de subproveedores que a su vez incurrieron en varias irregularidades como la realización de operaciones comerciales de manera directa con personas inexistentes, tal como lo constataron las certificaciones expedidas por la Registraduría Nacional del Estado Civil”.

Una de las señales de alerta encontradas por los investigadores fue que el 90% de las personas relacionadas en esos listados [de subproveedores] no tenían relación alguna con la actividad minera o la comercialización de oro, inclusive algunas eran habitantes de la calle y otras habían fallecido; también fueron encontradas empresas de papel y operaciones ficticias, inexistentes o simuladas”.

Finalmente, se conoció que esta investigación permitió a la Fiscalía solicitar las capturas del representante legal, director contable, revisor fiscal y accionista de Goldex, junto con los representantes legales, contadores y personas naturales que prestaron su nombre para aparecer como proveedores.