El Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó al ex vicepresidente y actual ministro venezolano, Tareck Zaidan El Aissami Maddah, de violar la Ley Kingpin de Designación de Narcotraficantes Extranjeros (Ley Kingpin) luego de haber infringido las sanciones que la Oficina de Control de Activos en el Extranjero del Departamento de Tesoro de los Estados Unidos (Ofac) le había impuesto en febrero de 2017 y que le impedía tener vínculos con empresas estadounidenses (U.S. Person).

Según el fiscal para el Distrito Sur de Nueva York, Geoffrey S. Berman, “el ex vicepresidente venezolano Tareck Zaidan El Aissami Maddah evadió las sanciones impuestas por al Ofac utilizar empresas americanas de aviones privados para brindar transporte internacional”.

El Departamento de Justicia también comentó que Tareck Zaidan El Aissami Maddah, quien hoy se desempeña como ministro de Industria y Producción Nacional, “ha ocupado cargos clave en el gobierno de Venezuela, incluido el de vicepresidente, posiciones de poder que él ha utilizado para participar en el tráfico internacional de drogas, lo que le ha valido la designación de traficante de narcóticos especialmente designado, junto con su socio comercial Samark López Bello”.

 

Los antecedentes

 

El Aissami se convirtió en vicepresidente de Venezuela en enero de 2017. En febrero del mismo año, la Ofac lo señaló a él y a su socio Samark López Bello como traficantes de narcóticos especialmente designados de conformidad con la Ley Kingpin, lo que conllevó a que las U.S. Person tuvieran la prohibición de realizar transacciones con ellos.

No obstante la sanción, El Aissami y López Bello continuaron sus negocios con algunos ciudadanos estadounidenses quienes, en un esfuerzo por violar y evadir las sanciones de la Ofac, los ayudaron a obtener servicios de viaje, incluidos chárteres privados para los sancionados y sus familiares. Los aviones fueron pagados por El Aissami y López Bello a través de intermediarios que entregaban efectivo en grandes cantidades.