En medio de la pasión que genera la cercanía del Mundial de Fútbol Brasil 2014 infolaft inicia una serie de artículos que buscan determinar qué países serían los campeones si se hiciera un mundial de prevención del lavado de activos y la financiación del terrorismo, con base en las listas internacionales que permiten determinar un ranking de aquellas jurisdicciones con mayor y menor exposición.

 

Para iniciar esta serie se tendrá en cuenta el Informe Internacional de Estrategias de Control de Narcóticos del Departamento de Estado de EE.UU. de 2014 (Incsr por su sigla en inglés), cuyo Volumen II se refiere al lavado de dinero y los delitos financieros. Dicho documento muestra lo que sería una desagradable sorpresa para los amantes del balompié: varias de las cabezas de grupo del Mundial Brasil 2014 serían eliminadas en la primera ronda del mundial de prevención LA/FT.

 

¿Qué es el Incsr?

Cada año, durante el mes de marzo, el Departamento de Estado de EE.UU. publica su Informe Internacional de Estrategias de Control de Narcóticos, en el cual identifica las jurisdicciones con mayor riesgo al tráfico de drogas, el lavado de activos y la financiación del terrorismo.

El documento maneja tres listados, divididos así:

 

  • Países o jurisdicciones que generan mayores preocupaciones ante el lavado de activos (riesgo alto).
  • Países o jurisdicciones que generan preocupaciones ante el lavado de activos (riesgo medio).
  • Otros países o jurisdicciones monitoreadas (riesgo bajo).

 

El Departamento de Estado identifica los sectores de mayor exposición al LA/FT en los países de riesgo alto, al tiempo que les hace recomendaciones para que mejoren sus sistemas de prevención LA/FT.

 

¿Cómo se hace el ranking?

La autoridad estadounidense contempla 21 parámetros para determinar el nivel de riesgo LA/FT de un país; en consecuencia, la vulnerabilidad es mayor mientras más ítems se incumplan. A continuación se citan aquellos que en concepto de infolaft son los más relevantes:

 

  • Si la jurisdicción ha promulgado leyes que penalizan el delito de lavado de activos relacionado con el tráfico de drogas.
  • Si la jurisdicción ha promulgado leyes que penalizan el lavado de activos con delitos fuente distintos al narcotráfico.
  • Si el gobierno exige por ley o reglamento a los bancos u otras entidades adoptar e implementar procedimientos de debida diligencia del cliente.
  • Si se exige a bancos u otras entidades reportar a las autoridades designadas transacciones sospechosas o inusuales.
  • Si se exige mantener los registros, sobre todo de transacciones grandes o inusuales, por un período determinado de tiempo. Usualmente son cinco años.
  • Si la jurisdicción ha establecido una unidad de inteligencia financiera responsable de recibir, solicitar, analizar y difundir a las autoridades competentes los hallazgos en relación con el lavado de activos.
  • Si la jurisdicción ha establecido un sistema legal para la localización, el embargo preventivo, la incautación y el decomiso de bienes relacionados o generados por las actividades de lavado de dinero.
  • Si se ha tipificado la financiación del terrorismo, tal y como lo exige la Resolución 1373 del Consejo de Seguridad de la ONU.
  • Si la jurisdicción tiene la capacidad de congelar los activos de terroristas de manera oportuna.

 

Los ‘eliminados del mundial’

De acuerdo con el informe publicado en marzo de 2014, los siguientes países –algunos de ellos muy destacados en el aspecto futbolístico– están entre los más riesgosos:

 

  • Alemania
  • Argentina
  • Brasil
  • Colombia
  • EE.UU.
  • España
  • Francia
  • Uruguay

 

En esta categoría, informa el documento, se tiene en cuenta si ‘‘(…) el país o las instituciones financieras de la jurisdicción participan en transacciones que involucran cantidades significativas de los productos de delitos graves’’. El gobierno de EE.UU. aclara que la clasificación ‘‘no se basa en una evaluación del país o el marco jurídico del territorio para combatir el lavado de dinero, su papel en el problema de la financiación del terrorismo o el grado de su cooperación en la lucha internacional’’ contra el LA/FT; sin embargo, ‘‘estos factores (…) se incluyen entre los factores de vulnerabilidad (…)’’.

Cabe resaltar que en esta lista de países con mayores riesgos también está incluido Estados Unidos, en clara muestra de que sus autoridades reconocen que tienen deficiencias en los controles establecidos para prevenir el lavado de activos y la financiación del terrorismo.

 

Colombia

Principales fallas y sectores de riesgo

El informe indica que a pesar de que el gobierno de Colombia es un socio dispuesto en la lucha contra el LA/FT y de que tiene un marco jurídico bastante estricto, ‘‘el lavado de dinero, sobre todo de tráfico ilícito de drogas, continúa penetrando su economía y afectando a sus instituciones financieras’’. También agrega que el lavado de dinero es una importante vía de financiación del terrorismo en las zonas geográficas controladas tanto por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) como por las bandas criminales (Bacrim).

Respecto a los sectores y actividades más vulnerables al LA/FT, el Departamento de Estado destaca a los siguientes:

 

  • Mercados de valores tanto en EE.UU. como en Colombia
  • Casinos
  • Mercado de giros postales
  • Transferencias electrónicas
  • Remesas
  • Monedas electrónicas
  • Tarjetas prepago
  • Minería ilegal.

 

Las observaciones también recaen sobre el sector de comercio exterior: ‘‘las 104 zonas de libre comercio en Colombia presentan oportunidades para que los delincuentes se aprovechen de la inadecuada regulación’’. Agrega que muchos bienes se ‘‘(…) compran con dinero de la droga desde el extranjero y se introducen de contrabando en Colombia, ya sea a través de Panamá o directamente en los almacenes aduaneros de Colombia, evitando así varios impuestos, aranceles y derechos de aduana’’.

Se hacen cuestionamientos a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), en la medida en que ‘‘en otros esquemas de lavado de dinero basados en el comercio la mercadería está sobre o subfacturada para transferir valor’’ y según expertos en la industria del cambio de peso en el mercado negro (black market peso exchange en inglés) ‘‘la evasión de los cargos de aduana normales se facilita con frecuencia a través de la corrupción de las autoridades de supervisión de Colombia’’.

El negocio del chance también es visto con preocupación por el informe debido a que ‘‘hay indicios de que la actividad de lavado de dinero se ha trasladado a las loterías de nivel regional conocidas como chance’’. En uno de sus apartes señala que ‘‘una organización relativamente nueva como Coljuegos es incapaz de supervisar adecuadamente el alcance de las operaciones de las industrias de juegos de azar. El personal es inexperto y Coljuegos no cuenta con los sistemas y procesos para asegurar que la industria es transparente (…)’’.

En torno a la judicialización, se recalca que hay ‘‘subdesarrollada capacidad institucional, falta de experiencia y un nivel insuficiente de conocimientos especializados en la investigación y enjuiciamiento de delitos financieros complejos’’.

 

Algunos aplausos

EE.UU. recuerda que ‘‘tras el cierre con éxito de la mayoría de las problemáticas casas de cambio reguladas en la década de 2000, las organizaciones de lavado de dinero se infiltraron en la industria de corretaje de valores de Colombia’’. Por tal razón ‘‘la Superintendencia Financiera de Colombia trabajó con expertos internacionales para desarrollar criterios de regulación más estrictos en respuesta a las investigaciones de Estados Unidos que implican a las casas de bolsa colombianas en operaciones de lavado de dinero a gran escala’’.

El informe también celebra que en 2013 se reformó la ley de extinción de dominio, la cual ‘‘agiliza el proceso de extinción de dominio’’ y prevé ‘‘reducir a la mitad el tiempo de procesamiento de casos de decomiso’’.

 

Nota: para consultar el informe completo puede dirigirse a http://1.usa.gov/1kRDohx