Además de exigir el desembolso de varios millones de dólares, la orden le exige al la entidad financiera establecer controles de cumplimiento efectivos y contratar un sistema intependiente de monitoreo por, al menos, dos años.