El gobierno de Colombia informó, durante la presentación de la nueva política antidrogas del país, que durante 2017 los ingresos derivados del narcotráfico en Colombia fueron equivalente al 5% del Producto Interno Bruto Nacional (PIB), lo que significa que los narcos percibieron al menos USD 15.700 millones, si se tiene en cuenta que el PIB de Colombia en el 2017 fue de aproximados USD 313.900 millones.

Estos números permiten afirmar que las finanzas de la droga movilizaron más recursos que sectores legales de la economía, como el cafetero, que aportó únicamente el 1% del PIB, es decir USD 314 millones. La gravedad de esa revelación radica en que el monto de ingresos del tráfico ilegal de narcóticos se incrementó en, al menos, 150% con relación al año anterior, es decir que mientras que en 2016 los ingresos del narcotráfico ascendieron a alrededor del 2% del PIB en 2017 la cifra se duplicó.

Según el gobierno, esta es razón suficiente para que uno de los principales derroteros del nuevo plan integral de drogas de Colombia sea perseguir y atacar las finanzas ilícitas derivadas del tráfico de drogas, para lo cual también se fortalecerá la extinción de dominio.

Otros fenómenos que se busca atacar con el plan antidrogas de Colombia es el lavado de activos, la oferta de drogas, el incremento de cultivos ilícitos, el crimen organizado y la transformación del territorio.

Lea también: ¿A cuánto asciende la corrupción global por año?

Lea también: Este es el monto del lavado de activos en Colombia