Durante el foro Infolaft, dedicado a los Elementos del Sarlaft, dos autoridades y un representante del sector financiero vigilado expusieron los resultados preliminares de la Cuarta Ronda de Evaluaciones Mutuas del Gafi en la que el Fondo Monetario Internacional examinó el sistema antilavado colombiano.

 

Para abrir el foro Infolaft del pasado 20 de septiembre en la Cámara de Comercio de Bogotá, en el que se abordaron temas relativos a los Elementos de los sistemas antilavado del sector financiero y real, se instaló un panel de discusión en el que tres autoridades expusieron cómo fue y en qué va Colombia en el proceso de la Cuarta Ronda de Evaluaciones Mutuas del Gafi que llevó a cabo el Fondo Monetario Internacional al país.

Al evento asistieron el director de la Unidad de Información y Análisis Financiero (Uiaf), Juan Francisco Espinosa, el Superintendente Delegado para el Riesgo de Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo de la Superintendencia Financiera de Colombia, César Reyes, y el Gerente de Gobierno Corporativo y Oficial de Cumplimiento en Grupo Bolívar, Daniel Tocarruncho, quienes dialogaron con el director de Infolaft y de Lozano Consultores, Alberto Lozano, sobre temas técnicos y no-técnicos de este proceso de evaluación

En todo caso, y como punto de partida, se debe tener en cuenta que dado que Colombia ya ha sido evaluado en su cumplimiento normativo de las 40 Recomendaciones del Gafi, el proceso en curso consistió en demostrarle a los representantes de ese organismo (los evaluadores del Fondo Monetario Internacional) que en el país hay un cumplimiento efectivo de las mismas.

 

¿Cómo se preparó el país para la evaluación del Fondo Monetario Internacional (FMI)?

“Como somos buenos estudiantes nos sometemos a evaluaciones rigurosas”: Uiaf

El director de la Uiaf inició la exposición con la afirmación de que “el proceso [de alistamiento] es largo y pesado”, pues inicia con la recolección de muchas gigas de información para el diligenciamiento de formularios y cuestionarios que, sumados, pueden promediar 1200 folios que deben ser alimentados a partir de un entendimiento conjunto entre el sector público y el sector privado.

Pero esto no es todo. Además de los trámites puramente documentales, expuso Espinosa, la preparación también incluyó un gran componente de coordinación entre las entidades del Estado y entre estas y la empresa privada, lo que llevó a todos los actores a sentirse orgullosos de tener un sistema sólido y de contar con personas idóneas en esta materia como los Oficiales de Cumplimiento que trabajan y se capacitan y funcionarios públicos que aprenden y hacen carrera.

En palabras del director de la Uiaf, “el balance actual es positivo pero con una advertencia fundamental: este proceso es producto de muchos años de esfuerzo del país. La perspectiva que estamos teniendo es que tendremos una calificación similar a países europeos y alejada de los latinoamericanos, lo que concuerda con el índice de Basilea, que nos reconoce como el mejor país en la región en esta materia”.

“El sector financiero sabía que venía el proceso”: Superfinanciera

A su turno, y para responder al mismo interrogante, el representante de la Superfinanciera, César Reyes, informó que al interior de la autoridad de supervisión se tomó la evaluación como un proyecto estratégico que implicó construir un grupo exclusivo para coordinar institucionalmente la evaluación, para apoyar a todas las entidades financieras vigiladas y no vigiladas por esta superintendencia (como las cooperativas) en caso de que fueran requeridas para entrevista y para enviar el mensaje de que la institución del país se comprometió con la evaluación.

En relación con estas últimas acciones, Reyes comentó que la Superfinanciera hizo una actualización del Sarlaft de acuerdo con las 40 Recomendaciones del Gafi, realizó visitas transfronterizas a Centro y Sur América, instaló y contribuyó con Colegios de Supervisión con un eje temático centrado en el LA/FT (y en el que participaron, entre otros, los bancos Davivienda, Banco de Bogotá y Bancolombia), tradujo el Sarlaft al inglés y expidió un glosario de términos relevantes en la lucha ALA/CFT.

Y ya en la esfera privada, el que podría ser el aporte más importantes del supervisor financiero a sus vigilados fue el apoyo que ofreció a los oficiales de cumplimiento para que lograran una correcta y efectiva socialización de la evaluación con las juntas directivas de cara a eventuales e inminentes entrevistas por parte de los evaluadores.

“El sector se puso la camiseta”: Daniel Tocarruncho

En lo que respecta a la experiencia de preparación de las entidades del sector privado, Daniel Tocarruncho destacó que gracias a la coordinación interinstitucional liderada por la Uiaf y la Superfinanciera en búsqueda del objetivo común de mostrar las buenas prácticas y estándares efectivos, el sector financiero se comprometió con el objetivo común de respaldar al país más allá de cualquier meta o interés particular.

En ese sentido, Tocarruncho mencionó que tanto los simulacros de entrevistas en la Superfinanciera con participación de la Uiaf como otros ejercicios previos de carácter particular (como los promovidos por la Asobancaria y por Fasecolda) resultaron determinantes para el éxito de la visita de los evaluadores y para el buen desempeño de las empresas.

 

¿Cuál es la importancia de la visita in situ de los evaluadores?

“Durante la visita ocurrió el atentado del Andino”: Uiaf

Tal y como lo expuso el director de la Uiaf, a pesar de que las visitas in situ de los evaluadores normalmente duran dos semanas, en Colombia se extendieron durante tres. Aunque esto en realidad no tiene que ver con elementos sustanciales del proceso de examen, hay que tener en cuenta que como en este caso se trató de nueve evaluadores del FMI (y no del Gafilat) la vara de medición resultó un poco más alta a pesar de que el estándar de evaluación siempre es el mismo.

Precisamente por esta exigencia superior es que resultó clave el esquema de preparación de entrevistas con base en ejercicios y simulaciones, puesto que desde el Estado se previó que el examen oral iba a ser muy difícil no solo por la experiencia de los examinadores (cada uno con nueve o más evaluaciones mutuas a países) sino también por la complejidad de los interrogantes y sus respuestas en el sistema de careo, lo que llevó a las autoridades a instruir también en temas de forma en la evaluación y a gestionar otros asuntos indirectos.

En relación con estos últimos, Juan Francisco Espinosa manifestó que, por ejemplo, la multiplicidad de nacionalidades de los funcionarios del FMI no fue un asunto fácil por los choques surgidos en idiosincrasias particulares, como tampoco lo fue que el jefe de la misión estuvo en el Centro Comercial Andino poco antes de que explotara una bomba en uno de los baños del establecimiento.

A modo de anécdota, Espinosa comentó que si bien en principio este atentado envió un mensaje duro en cuanto a temas de financiación del terrorismo y proceso de paz, la oportuna y rápida acción de las autoridades equilibró cualquier percepción de falta de institucionalidad o de reacción.

 

¿En qué fase del proceso de evaluación vamos actualmente?

“El resultado inicial es favorable”: César Reyes

Según comentó el representante de la Superfinanciera, uno de los últimos actos de los evaluadores en Colombia es la presentación general de los resultados preliminares del proceso. Y a pesar de que no se conocen detalles específicos, el Superintendente Delegado para el Riesgo de LA/FT informó que lo que hasta ahora se conoce es positivo para Colombia y su sistema.

Acto seguido, continuó Reyes, los evaluadores redactaron un primer informe en borrador para que las autoridades participantes en el proceso y algunas entidades vigiladas colombianas realizaran comentarios bajo la coordinación de la Uiaf con el fin de proceder con un debate presencial que se llevó a cabo en Washington a comienzos de este mes de septiembre.

“Ahora estamos en el camerino descansando”: Uiaf

Tras estas fases iniciales de redacción del borrador, de formulación de los comentarios, y de debate presencial, expuestas por César Reyes, Juan Francisco Espinosa, director de la Uiaf, informó que estamos a la espera de la segunda versión del informe, que también está abierto a la formulación de comentarios, sobre todo para hacer precisión de conceptos y para que el lenguaje del texto no envíe mensajes equívocos sobre todo en el plano internacional.

Tras esta última sesión de comentarios los evaluadores preparan un tercer informe, que puede alcanzar las 200 páginas en inglés, y que circula entre todos los países miembros del Gafilat a más tardar el 4 de noviembre para que pueda ser discutido en el pleno del organismo internacional en Puerto Vayarta el próximo mes de diciembre. Esta discusión, que versa sobre aspectos puntuales, puede concluir con la petición de los países de subir o bajar la calificación y con la correlativa defensa de Colombia.

 

 

¿Se identificaron falencias en el cumplimiento de alguna de las 40 Recomendaciones del Gafi?

“Tenemos que seguir evolucionando”: Daniel Tocarruncho

Según el Oficial de Cumplimiento del Grupo Bolívar esta fue una excelente oportunidad para que las entidades se pudieran lucir. Esto significó, en otras palabras, que las vigiladas superaron cualquier interés particular y se volcaron a aportar archivos, manuales en diferentes versiones, programas de capacitación, juegos y otros elementos para mostrar la efectividad del sistema colombiano.

Además de que esta situación fue reconocida por los evaluadores, quienes señalaron que el compromiso del sector privado no se notó fingido, la evaluación fue la ocasión para que las empresas compartieran buenas prácticas entre ellas y afianzaran los vínculos de colaboración en esta materia.

“Estudiamos para aprender”: Juan Francisco Espinosa

La particularidad de este proceso de evaluación es su trascendencia, pues dado que siempre viene con sugerencias de mejora, no es factible que el país se quede con un informe sin tomar acciones. Este escenario, contrario a lo que se cree, es una oportunidad para oxigenar la lucha contra el lavado de activos y la financiación del terrorismo a partir del empoderamiento de autoridades y funcionarios encargados del cumplimiento al interior de las entidades vigiladas.

“Hay que revivir los formatos de reporte a la Uiaf”: César Reyes

Dentro de los ajustes que ya se identificaron como prioritarios por parte de la Superfinanciera se encuentra revivir las formas para reportar a la unidad de inteligencia financiera de Colombia puesto que, si bien se actualizaron para ajustar el procedimiento y para atender necesidades de la industria, ya se detectó que las entidades han tenido inconvenientes en su aplicación.

Para superar estos obstáculos, el supervisor financiero y la Uiaf están en proceso de analizar y depurar el formato para volverlo a reformar y de esta manera pueda cumplir con su función establecida. Eso sí, antes de la reforma existirá la posibilidad de que las entidades realicen comentarios.

 

¿Cuáles son las lecciones aprendidas de todo este proceso de evaluación?

“Se fortaleció el gobierno corporativo”: Daniel Tocarruncho

El tema que fue destacado por el sector privado como una de las principales lecciones de este proceso de evaluación fue el fortalecimiento de las estructuras internas del gobierno corporativo, pues se hizo evidente la necesidad de administrar el riesgo desde lo cuantitativo y lo cualitativo a todo nivel empresarial.

Este aprendizaje se concretó a partir de la interacción de las entidades vigiladas en espacios como el comité intergremial de la Asobancaria, en el que se trabajaron dudas e inquietudes sobre cómo un esquema robusto de gobierno al interior de las empresas es indispensable para la correcta lucha contra el blanqueo de capitales y la canalización de recursos a organizaciones terroristas con enfoque en riesgo.