La Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional adelantaron un operativo conjunto en seis departamentos del país en el que ocuparon con fines de extinción del derecho de dominio cerca de un centenar de bienes avaluados en COP 1.2 billones, que pertenecerían a la banda criminal dirigida por Marcos de Jesús Figueroa García, alias Marquitos Figueroa, y de la que harían parte José ‘Ñeñe’ Hernández y Armando Gnecco conocido como ‘Mandarino’.

Los investigadores lograron determinar que dichos bienes, ubicados en La Guajira, Magdalena, Bolívar, Cundinamarca, Cesar y Santander y cuya extensión total se calcula en 6.000 hectáreas, habrían sido adquiridos con dineros provenientes de actividades ilegales, aparentemente relacionadas con el narcotráfico, y figurarían a nombre Figueroa y varios de sus familiares. Otros inmuebles parecerían a nombre del ‘Ñeñe’ y de ‘Mandarino’.

Entre los inmuebles decomisados llamó la atención de los investigadores una finca de 600 hectáreas localizada en el Distrito de Cartagena, a 5 kilómetros de la terminal de transporte, y que limita por un lado con la vía La Cordialidad y por el otro con la vía al mar. Los expertos pudieron establecer que en ese predio se tenía proyectada la construcción del que sería el nuevo aeropuerto internacional de Cartagena.

Otros de los bienes con medidas cautelares son 11.949 cabezas de ganado, cinco estaciones de combustible, diez establecimientos de comercio, 11 sociedades relacionadas con el comercio de hidrocarburos, 72 lujosos apartamentos y casas, y 76 vehículos tipo campero y camiones. Los bienes ocupados quedarán a disposición de la Sociedad de Activos Especiales (SAE) para su administración.

Lea también: Fiscalía desmantela red de minería ilegal de oro y lavado de activos