El Grupo Investigativo Extinción de Dominio y contra el Lavado de Activos de la Dijín ocupó una aeronave de propiedad de Robeiro Vélez.