La Fiscalía General de la Nación informó que en un operativo conjunto el pasado martes con el apoyo de la Policía Nacional y la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), aplicó medidas cautelares de embargo y secuestro con fines de extinción de dominio a 314 bienes inmuebles que eran utilizados como centro de acopio y de logística o como plataforma de paso de bienes de contrabando.

Esta decisión afectó 250 parqueaderos, 58 bodegas, un auditorio, cuatro oficinas y un restaurante, ubicados en un reconocido centro comercial de Bucaramanga, y que estarían avaluados en al menos COP 10 mil millones.

Según la investigación, estos inmuebles eran usados para guardar y comercializar mercancía de contrabando proveniente de Aruba, Curazao, Panamá y Venezuela.

Los bienes incautados pasaran a manos de la Sociedad de Activos Especiales (SAE) para su administración.

Infolaft publica esta nota a modo de alertar a sus clientes de que cualquier activo que haya estado involucrado en la cadena de comisión de un delito es susceptible de caer en acciones de extinción de dominio, de ahí la necesidad de realizar una debida diligencia respecto a la cadena de tradición y uso al adquirir bienes.