Polfa, la Policía Fiscal y Aduanera de Colombia, inició la extinción de dominio a bienes vinculados a una red de mulas del narcotráfico que traía dólares de la mafia desde Centroamérica.

La organización estaba liderada por Carmen Sofía Carreño Daza, empleada de confianza del CTI de la Fiscalía. A la mujer, de 46 años, se le encontró un millón de dólares que venía camuflado en su maleta, en la de su esposo, el técnico de la Dijín Luis Enrique Rodríguez Torres, y en las de su hija y su consuegra. Para ausentarse del búnker de la Fiscalía, Carreño le dijo a su jefe, el exdirector del CTI Julián Quintana, que tenía un familiar enfermo.

El dinero estaba distribuido en paquetes de entre 230.000 y 270.000 dólares, escondidos en compartimentos y tapados con sábanas nuevas y ropa de hombre, que llegaron a Bogotá el 29 de julio del 2015, en el vuelo 251, proveniente de la República Dominicana.

En coordinación con la Dirección Nacional Especializada para la Extinción del Derecho de Dominio, un equipo de policía judicial de la Polfa ubicó bienes vinculados a la red para su extinción.

Uno de los bienes, avaluado en 500 millones de pesos, le fue encontrado a Rodríguez Torres. La casa está ubicada en la carrera 103 con calle 23, muy cerca del aeropuerto El Dorado, por lo que se cree que era usada para recibir las maletas con dólares que le eran lavadas a la mafia. 

Según autoridades de República Dominicana, la gigantesca red le lavaba dinero al cartel de Sinaloa y a mafiosos mexicanos.

(Nota agregada de El tiempo)