Según informó BBC News, el banco HSBC «ignoró la advertencia de lavado de dinero» en el escándalo de corrupción Sudáfrica. La controversia se relaciona con la estrecha relación entre la acaudalada familia Gupta y el presidente sudafricano Jacob Zuma. Se alega que los Guptas han comprado influencias en el gobierno para saquear empresas estatales. Por el momento, Zuma y los Guptas niegan rotundamente las fechorías y dicen que son víctimas de una «caza de brujas con motivos políticos».

 

Lord Hain, un destacado defensor de la lucha contra el apartheid que creció en Sudáfrica, pidio a las autoridades del Reino Unido que examinara el papel de los bancos británicos en el escándalo de corrupción de sudafrica  pues asegura tener pruebas de transferencias ilegales de fondos de Sudáfrica hechas por los Guptas por medio de el banco HSBC Y el Standard Chartered.

Adémas afirmó que estas transacciones ilícitas fueron «marcadas como sospechosas internamente en el banco, pero este dijo que las ignoraran».

Cuando se le preguntó sobre el tema a principios de esta semana, el presidente ejecutivo de HSBC, Stuart Gulliver, dijo que el banco estaba cooperando con el gobierno, «sobre las investigaciones como resultado de la carta de Lord Hain al canciller, obviamente estamos respondiendo a las preguntas que han venido de las Autoridades de Conducta Financieras y también a las autoridades sudafricanas «.