El Grupo Investigativo Contra Atracos de la Dijín desarticuló en Bogotá una banda de al menos 16 criminal dedicada al hurto a clientes de entidades financieras a través de la falsificación de cheques y títulos valores y la utilización indebida de información privilegiada en complicidad con funcionarios de los bancos.