El subdirector de la revista Infolaft tuvo la oportunidad de hacerle varias entrevistas al licenciado Carlos Díaz Fraga (qepd), secretario nacional antilavado de Uruguay fallecido este fin de semana. Aquí un recuento.

 

Por: Sergio Reyes Díaz, subdirector Infolaft

 

Carlos Díaz Fraga era un funcionario público muy fácil de entrevistar y eso, sin duda, dice mucho de él.

Era directo, respondía las preguntas con claridad, sin asomo de sobradez y no temía reconocer las fallas del sistema internacional contra el LA/FT cuando así lo consideraba necesario.

Me comuniqué varias veces con él a lo largo de los últimos cinco años y lo entrevisté personalmente en dos ocasiones en Cartagena de Indias. La primera fue en noviembre de 2012 a raíz de un taller realizado por el entonces Grupo de Acción Financiera de Sudamérica (Gafisud) y la segunda tuvo lugar en julio de 2014 luego de la plenaria del ahora Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (Gafilat).

Debido a la extensión de esas entrevistas Díaz se perdió varias sesiones de trabajo en esos eventos, pero nunca se incomodó ni mostró afán. Al contrario, parecía disfrutar el espacio y la charla.

Sus mayores preocupaciones, según noté en esas entrevistas, eran la falta de transparencia a nivel mundial y la dificultad para combatir la financiación del terrorismo.

Además era un ferviente defensor de la independencia del Gafilat y no le gustaba que se lo denominara como un organismo que simplemente cumplía con las directrices del Gafi.

En sus respuestas siempre mostró un profundo respeto por los sectores reportantes y los consideraba como importantes aliados para prevenir el delito en la región.

De hecho, alguna vez me dijo que no estaba de acuerdo con los llamados a declarar que algunas autoridades judiciales les hacen a los oficiales de cumplimiento. En su opinión, esa confianza »es como una copa, que si las rompes, por más que la pegues nunca va a sonar de la misma manera. Hay que tener cuidado de no romper la copa».

Así era y así pensaba Carlos Díaz.