En junio de 2015 se llevó a cabo en Barbados la vigesimotercera plenaria del Grupo Egmont en la que los directores de las Unidades de Inteligencia Financiera que hacen parte del organismo celebraron dos décadas de trabajo conjunto y presentaron las prioridades para el futuro cercano.

 

Algo de historia

Conformar un organismo internacional que agrupara a las unidades de inteligencia financiera (UIF) de varios países del mundo no fue una tarea fácil, y sin embargo desde que el Grupo Egmont fue fundado por 13 de ellas en 1995 en el Palacio Egmont en Bruselas (Bélgica) no ha parado de crecer. Tanto es así que a 20 años de su fundación la organización cuenta ya con 151 unidades suscritas y una red global fuerte para luchar contra el lavado de activos, la financiación del terrorismo y sus actividades relacionadas.

El 9 de junio de 1995, luego de la plenaria del Gafi en La Haya (Holanda), un grupo de funcionarios de varias de agencias gubernamentales (que luego serían conocidas como UIF) viajó a la capital belga para acudir a una reunión en el palacio de Egmont para dar los primeros pasos en la creación de una organización que unificara los esfuerzos de todas las entidades técnicas nacionales competentes para ser más efectivos en la lucha mundial antilavado a través del intercambio de información de transacciones financieras y del endurecimiento de las medidas regulatorias.

Durante los siete primeros años de vida, el grupo no vivió mayores transformaciones. No obstante y a pesar de la estabilidad de su primer periodo de existencia, solo hasta cuando ocurrieron los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos que el organismo tuvo que afrontar el que quizá haya sido su viraje ideológico más importante: el régimen mundial antilavado de dinero tuvo que ser modificado para incluir también un sistema contra la financiación del terrorismo.

Los siguientes años fueron de expansión y en enero de 2015 el Egmont realizó sus primeras reuniones regionales que emulan de alguna forma la estructura del Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi) con el fin de generar una sinergia estratégica entre naciones vecinas que impulse la eficiencia en el cumplimiento.

 

¿Qué viene a futuro para el Grupo Egmont?

Desde la plenaria de diciembre de 2015 el nuevo director del Grupo Egmont, por un período de dos años, es Sergio Espinosa, director de la Unidad de Inteligencia Financiera del Perú.

En su discurso durante el evento, Espinosa informó que buscará estimular la efectividad global en términos de intercambio de información y promoverá más iniciativas de capacitación. Además, señaló que para el organismo es muy importante que los datos fluyan por sistemas informáticamente seguros que reduzcan al mínimo los ataques de las organizaciones criminales (que además de poseer grandes flujos de recursos cuentan con conexiones políticas transnacionales) y puntualizó que una de sus cruzadas más importantes será contra la financiación del terrorismo.

En concordancia con esa postura, en el Reporte Anual 2014 – 2015 del Grupo Egmont se encuentra una declaración sobre la lucha global contra la financiación del terrorismo en la que el organismo expresa que una de sus mayores prioridades en el presente es evitar que grupos terroristas como (Al-Qaeda y el autodenominado Estado Islámico) abusen de los sistemas financieros.

Según el texto, el Grupo Egmont, que maneja una plataforma de intercambio de información financiera entre 151 UIF en todo el mundo, está estratégicamente posicionado como una de las mejores opciones para propinar golpes a las finanzas ilícitas a través de la identificación de perfiles de financiadores de agrupaciones terroristas.

Es previsible que en el tiempo en el que Sergio Espinosa esté al frente del grupo se incremente la colaboración interinstitucional transnacional ya sea para que las mejores prácticas y estándares construidos a lo largo de las dos décadas de la organización sirvan a otras agencias que aún no cuenten con la experiencia necesaria o para ampliar el análisis de las nuevas tipologías, para establecer jornadas de evaluación cruzada entre organismos y para generar un marco de derecho internacional coherente.

 

El plan estratégico del Grupo Egmont a 2017

En su reunión anual de julio de 2013 el Grupo Egmont inició un proceso para desarrollar un nuevo plan estratégico con el fin de alcanzar metas predeterminadas y resultados medibles en dos áreas definidas que son la cooperación entre miembros para el intercambio de información y el análisis financiero, y la promoción de las mejores prácticas identificadas de las UIF miembros.

Adicionalmente, y para cumplir con dichos objetivos, se trazaron dos planes soporte en lo que se refiere a la cooperación con organizaciones internacionales aliadas y a una infraestructura sostenible.

En lo referente a la primera de de las finalidades, la de mejorar la efectividad en la ayuda entre los miembros, el Grupo Egmont plantea tres medidas estratégicas relevantes que están en proceso de consolidación durante este 2016 y el próximo 2017:

 

  1. Promover no sólo un tiempo de respuesta óptimo entre las UIF, sino que la información intercambiada sea cada vez de mejor calidad. Para ello, se desarrolla un estándar interno que busca homogenizar las peticiones de datos y que contenga un mecanismo que solucione los obstáculos en el intercambio.
  2. Hacer monitoreo del cumplimiento de las mejores prácticas adoptadas por Egmont que, si bien tuvieron que ser adoptadas para el ingreso de las diferentes UIF al organismo, pueden dejar de cumplirse a lo largo del tiempo.
  3. Exhortar a los miembros a utilizar formas seguras de intercambio de información que cumplan con los requisitos de protección y de recuperación de datos en caso de pérdida como el sistema Egmont Secure Web, desarrollado por la organización.

 

En relación a la segunda de las metas, que hace referencia a la aplicación común las mejores prácticas identificadas de las UIF, el Grupo Egmont planea:

 

  1. Desarrollar guías operativas en asuntos relevantes con base en los reportes de evaluación mutua de cumplimiento técnico y efectividad.
  2. Realizar interpretaciones legales de normas que afecten la cooperación internacional de las UIF y proveer asesoría específica en la aplicación de mejores prácticas y estándares internacionales.
  3. Adelantar consultorías especiales para generar experticia en herramientas sofisticadas de análisis que hagan más eficiente el proceso llevado a cabo por las unidades, capacitar en manejo de grandes volúmenes de información, explorar nuevas fuentes de datos, e identificar las falencias de las UIF para colaborar en su mejoría.

 

Qué es y qué hace el Grupo Egmont

El Grupo Egmont de unidades de inteligencia financiera es un foro internacional técnico en donde las UIF intercambian información para luchar contra las finanzas del crimen organizado transnacional, sobre todo cuando los recursos ilícitos se encuentran dispersos en varias jurisdicciones. Para ser miembro del grupo, los diferentes Estados deben adoptar los estándares internacionales de mejores prácticas del Gafi con el fin de tener una participación homogénea, estandarizada y útil.

El objetivo general del Grupo Egmont, en el que se enmarcan todas sus actividades, es servir de foro de debate y discusión en el que las UIF establezcan mecanismos de cooperación para luchar contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo a través de la reciprocidad en el intercambio de datos financieros y de la recomendación de modelos de regulación aplicable en cada uno de los Estados parte.