El Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi) reconoce en el reciente informe de evaluación de EE.UU. varios logros de ese país en la lucha contra el lavado de activos y la financiación del terrorismo, muchos de los cuales involucran la persecución a delincuentes colombianos.

 

La ‘lista Clinton’ como ejemplo

Dentro del interior del informe de evaluación mutua de los EE.UU. el Gafi incluye un apartado denominado ‘Logros e ejemplo ilustrativo de los resultados obtenidos’ en el que recuerda que luego de la emisión de la Ley Kingpin en 1999, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Ofac por su sigla en inglés) ha designado alrededor del mundo a 1856 extranjeros (1027 personas y 829 entidades), quienes, asegura el informe, están “asociadas con 107 capos extranjeros de drogas bajo 150 investigaciones de sanciones separadas”.

Además de ello, señala que desde el año 2011 se han designado seis organizaciones criminales trasnacionales (TCO por su sigla en inglés) que han dado como resultado las designaciones de 70 personas y 13 entidades.

Gafi también sostiene que en el marco de la Orden Ejecutiva 12978, “precursora de la Ley Kingpin dirigida a narcotraficantes colombianos, la Ofac nombró a más de 1700 personas (individuos y empresas) desde octubre de 1995 a julio de 2010 bajo 45 investigaciones de sanciones separadas”.

 

Las condenas ejemplares

En cuanto a condenas judiciales el Gafi también reconoce los resultados de EE.UU. en relación con Colombia. Puntualmente en el apartado ‘Sentencia aplicada en los casos de financiación del terrorismo – Ejemplos ilustrativos de los resultados obtenidos’, el organismo internacional recuerda que la multinacional Chiquita Brands International se declaró culpable en 2007 de violar la Ley de Economía Internacional de Emergencia (Ieepa por su sigla en inglés) “por haber hecho 50 pagos ilegales por un total de más de USD 825 000 dólares a una organización en Colombia designada como organización terrorista extranjera (FTO) y terrorista global especialmente designado (Sdgt)”.

Gafi también trae a colación que “como parte del alegato, [en su momento] Chiquita Brands fue multado con USD 25 millones”.

 

La extradición de un narcotraficante como ejemplo de cooperación

Dentro del apartado denominado ‘Ejemplos de asistencia y tiempo para procesar solicitudes’ el Gafi reconoce el trabajo de EE.UU. para extraditar en tiempo record hacia México a un ciudadano colombiano que había sido arrestado en el estado de Texas.

De acuerdo con el recuento histórico que hace el Gafi en el informe de evaluación, el ciudadano fue condenado en EE.UU. bajo el cargo de conspiración para importar cocaína. Una vez cumplió su sentencia fue puesto en libertad bajo custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por su sigla en inglés) hasta que fuera trasladado a Colombia.

No obstante, las autoridades mexicanas lo requirieron para juzgarlo por su presunta participación en el tráfico de drogas de una organización criminal con sede en Colombia y por ello fue capturado en Texas en marzo de 2014 en una acción coordinada entre autoridades de México y Estados Unidos.

El proceso de extradición que siguió a la detención, informa el Gafi, duró aproximadamente un año y fue entregado a México en abril de 2015.