Tal y como informó El Tiempo, el empresario panameño Nidal Waked, capturado en mayo de 2016 en Bogotá, llegó a un acuerdo con una Corte Federal del Distrito Sur de Florida para aceptar cargos por lavado de activos. Esto implicaría una condena máxima de diez años para el acusado y una multa que puede llegar a los 250.000 dólares.

 

En el acuerdo, la Corte de EE. UU. desiste del resto de cargos contra el empresario y contra las empresas Vida Panamá S.A y Star Textile Manufacturing, propiedad de Waked.

Bajo estas condiciones, Waked renuncia a su derecho de apelar y, además, debe colaborar con la justicia estadounidense para rastrear cualquier bien que haya estado involucrado en el delito.

El documento señala que “de haber llevado este caso a juicio, la Corte habría sido capaz de probar los delitos cometidos por Waked». El lavado de activos se habría producido a través de la empresa Vida Panamá, de la cual el sindicado era gerente.

Dicha sociedad pedía créditos al Banco Comercial Internacional de China (ICBC, por sus siglas en inglés), con la condición de que esa plata debía ser gastada en bienes en Panamá.

Waked, a través de dos de sus empresas en Miami, Star Textile Manufacturing y Global Import and Export, fabricaba cheques falsos para el supuesto pago de televisores a Vida Panamá. De esta manera obtenía los créditos del ICBC pero nunca se gastaba ese dinero.

En octubre de 2016, Nidal Waked había sido incluido en la Lista Clinton junto con su tío Abdul Waked, dueño de cadena de perfumerías La Riviera, sindicados de ser líderes de «una red de blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico».

Vea también: La Riviera en Colombia niega nexos con Nidal Waked