A una semana del 17º Congreso Panamericano de Riesgo de Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo el presidente de Asobancaria, Santiago Castro, aseguró que si los bancos tuvieran información del dinero de las Farc ya lo habrían reportado a la Uiaf.

En la rueda de prensa de lanzamiento del 17º Congreso Panamericano uno de los temas más importantes estuvo relacionado con la forma cómo se hará la transición de los dineros de origen ilícito de las Farc hacia el sistema financiero colombiano. Ante la pregunta de varios periodistas el presidente de Asobancaria respondió que no habrá transacción alguna entre excombatientes y el sector bancario.

“Los dineros producto de cualquier actividad ilícita deberán ser entregados al Estado, y este será quien decidirá el destino de los recursos, según lo que está dentro de los acuerdos de paz. Es decir, nosotros no tenemos ninguna intención de blanquear, ni de hacer transacción de ningún dinero ilícito de las Farc”, afirmó el presidente.

Con relación a lo anterior, Castro habló sobre los controles que ha diseñado e implementado el sector financiero para evitar que los dineros ilícitos traspasen al sector bancario del país.

“Tenemos varias políticas. En primer lugar existen muchos límites en la capacidad de apertura de cuentas de personas cuyas consignaciones no se conocen o no se sabe de dónde proviene el dinero. Por otro lado, tenemos los reportes de operaciones sospechosas (ROS), el trabajo diario con la Unidad de Información y Análisis Financiero (Uiaf) y las políticas de conocimiento de cliente que cada banco tiene, entre otras”.

Respecto a las políticas Castro también argumentó que todos los procesos de investigación que poseen los bancos se implementarán con más rigor con el fin de determinar el origen del dinero y los recursos, no solo de los excombatientes que quieran abrir una cuenta bancaria, sino de todos sus clientes en general.

Castro aseguró además que los dineros de las Farc, de los cuales “no se tiene ninguna duda de que existen y son cuantiosos”, se manejan en efectivo o a través de testaferros, tierras, ganado o paraísos fiscales. “Si nosotros tuviéramos conocimiento de ese dinero, esta información sería reportada a la Uiaf o a la fiscalía inmediatamente”, concluyó.