Contrario a lo que cualquier lector desprevenido creería Kim Jong Un, líder de Corea del Norte, no estaba reseñado en las listas de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Ofac por su sigla en inglés).

 

La noticia ha causado sorpresa no tanto por la designación, sino porque muchos habrían pensado que hace rato Kim Jong Un había recibido sanciones por parte de Ofac debido a que el régimen de Corea del Norte es un enemigo declarado de EE.UU. y de sus aliados.

No obstante, la designación del líder norcoreano –que incluye a 10 poderosos funcionarios del régimen y 5 entidades- no se hace por presuntos negocios ilícitos o por temas de lavado de activos, sino por acusaciones relacionadas con violaciones a los derechos humanos.

En un comunicado publicado hace algunos minutos Adam Szubin, subsecretario interino para Terrorismo e Inteligencia Financiera de EE.UU. (quien además fue director de Ofac), sostuvo que ‘‘bajo [el mando] de Kim Jong Un, Corea del Norte sigue infligiendo crueldad intolerable’’ a sus propios ciudadanos, ‘‘incluidas ejecuciones extrajudiciales, trabajo forzoso y tortura’’.

Entre las entidades reseñadas en la acción de hoy también están el Ministerio para la Seguridad del Pueblo, el Ministerio de Seguridad del Estado y el Departamento de Organización y Orientación de Corea del Norte.

Para consultar la designación completa haga clic aquí.