Los oficiales de cumplimiento de las entidades vigiladas por la Superintendencia Financiera tienen entre sus múltiples obligaciones la de entregar numerosos reportes e informes. Por eso es adecuado programarse para cumplir.

 

Ser oficial de cumplimiento es un trabajo bastante demandante, no solo porque debe proteger a su entidad de ser utilizada para dar apariencia de legalidad a recursos ilícitos o para canalizar dineros hacia organizaciones terroristas, sino porque a lo largo del año este profesional tiene que cumplir con la entrega de informes internos y reportes externos, cuya elaboración toma tiempo y requiere dedicación.

 

Informes internos del Sarlaft

 

Según el Sarlaft de la Superfinanciera los oficiales de cumplimiento de este sector deben presentar, por lo menos trimestralmente, informes presenciales y escritos a la junta directiva u órgano que haga sus veces en los que evidencie los resultados de su gestión, el cumplimiento de los reportes, la evolución individual y consolidada de los perfiles de riesgo de los factores de riesgo, la efectividad de los mecanismos e instrumentos del Sarlaft, los resultados de los correctivos ordenados por la junta, y los documentos y pronunciamientos de entidades de control.

Reportes externos a la Uiaf

 

A continuación, un resumen de varios de los reportes que los oficiales de cumplimiento: