La decisión fue tomada el pasado 5 de agosto durante la plenaria del Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (Gafilat).

 

Desde hace ocho años Perú estaba sometido a un proceso de seguimiento intensificado por parte de Gafilat (entonces llamado Gafisud) debido a que en su evaluación de 2008 obtuvo resultados de parcialmente cumplido o no cumplido en varias de las recomendaciones claves del Gafi.

No obstante, la semana anterior el organismo continental reconoció los avances normativos y el alto compromiso político de sus autoridades con miras a subsanar las deficiencias encontradas, y por ello decidió excluirlo del proceso de seguimiento.

En su momento, Perú obtuvo bajas notas en la recomendación 5 (debida diligencia del cliente), la recomendación 10 (mantenimiento de registros), la recomendación 13 (ROS), la recomendación especial 1 (instrumentos internacionales), la recomendación especial 3 (sanciones financieras contra el terrorismo) y la recomendación 4 (ROS por financiación del terrorismo).

Luego de la salida de Perú y de Chile de este tipo de seguimiento, Brasil y Costa Rica son los únicos países miembro de Gafilat cuyos sistemas de prevención del LA/FT continuarán bajo la lupa y revisión constante de Gafilat.