A más tardar la próxima semana será radicado en el Congreso de la República un proyecto de ley que busca otorgar los beneficios de las sociedades por acciones simplificadas (SAS) a las demás formas asociativas tradicionales que funcionan en Colombia.

 

El superintendente de sociedades, Francisco Reyes Villamizar, confirmó que ‘‘está listo el anteproyecto que será presentado a finales de marzo, un proyecto de reforma al régimen de sociedades que comprende una serie de asuntos muy importantes, dentro de los cuales se cuenta la extensión de los beneficios de las sociedades simplificadas a las formas asociativas tradicionales’’.

El alto funcionario señaló que la iniciativa buscará establecer reglas sobre la responsabilidad de los administradores en conflictos de interés, pero promoverá ‘‘limites cuantitativos a la responsabilidad de los administradores y restricción o supresión de responsabilidades’’. Incluso se contemplan mecanismos como reembolsos de gastos de defensa.

La protección brindada a los administradores también incluirá a los funcionarios de compañías que denuncien irregularidades internas. Dicha protección, según lo expuesto por Reyes Villamizar, cobijará a las personas para que no puedan ser despedidas o desmejoradas en sus condiciones laborales.

Finalmente, el Supersociedades expresó que se buscará racionalizar el sistema de autorización de fusiones, escisiones o reducciones de capital; se aumentarán las multas que están previstas en la actualidad y habrá un sistema que castigará a los accionistas mayoritarios que tomen decisiones para oprimir a los minoritarios.