La Policía de España desmanteló el pasado viernes 4 de mayo un local de cabinas telefónicas desde el que se enviaban enormes cantidades de dinero a Colombia bajo la figura de giros, presuntamente procedentes del tráfico de drogas.

 


 

Tipología

Según informaron las autoridades españolas, a través de un comunicado de prensa, el establecimiento comercial tenía licencia para realizar giros desde España a cualquier parte del mundo. Sin embargo, les llamó la atención que de 20 mil remesas realizadas, 12 mil tuvieran a Colombia como destino y que las mismas las mandaran personas de diferentes partes del mundo.

Ante las sospechas se inició una investigación preliminar que le permitió a los uniformados establecer que no había vínculos familiares entre los remitentes y los receptores. Posterior a ello, contactó a las personas que aparecían en los registros como remitentes y logró comprobar que –efectivamente– ellos no habían hecho los envíos.

La Policía indicó que ‘‘los investigadores localizaron al menos a 15 personas a las que se les había suplantado la identidad. Se trataba de clientes legítimos del locutorio que para enviar dinero a sus países de origen habían presentado su pasaporte en el establecimiento. Estos pasaportes eran usados por los detenidos como pantalla para justificar los giros. En unas ocasiones modificaban los datos de esos documentos y, en otras, si no había agotado el tope de dinero permitido por persona al trimestre para enviar al extranjero, utilizaban sus datos verdaderos hasta alcanzar este límite’’.

Por último, se conoció que en total fueron detenidas cuatro personas y que a través de esas operaciones fraudulentas se habrían logrado lavar 13 millones de euros (alrededor de 30 mil millones de pesos).