La Superintendencia Financiera de Colombia hizo un llamado general al público para evitar caer en esquemas piramidales o multinivel que sean promovidos por redes sociales o grupos virtuales en internet. Según la entidad, en la actualidad existe un esquema piramidal denominado “Proyecto Telar” que, bajo la descripción de ser “un plan de economía colaborativa”, estafa principalmente a mujeres.

La Superfinanciera comentó que “dicho esquema ilegal se viene promoviendo a través de grupos cerrados en redes sociales o por medio de servicios de mensajería móvil instantánea (chats) aduciendo temas de ‘empoderamiento’, de ‘economía solidaria’ o ‘economía colaborativa’ llevando a engaño a la ciudadanía para que realicen sus aportes económicos e inviten a otros a hacer lo mismo”.

En la promoción de la pirámide afirman que el aporte económico es un “regalo” con el que la participante podrá recibir hasta ocho veces su valor, siempre y cuando invite a más personas que también hagan su aporte para ir conformando los diferentes círculos de la estructura, que está denominada con los elementos de la naturaleza: agua, tierra, aire y fuego.

Los convocados a participar son conminados a permanecer en la confidencialidad y a no hablar del tema con personas ajenas al esquema, lo que a ojos de la superintendencia “garantiza el anonimato, otra de las características de este tipo de engaños”.

Es importante recalcar que estos esquemas carecen de legitimidad, no cuentan con respaldo alguno o con control por parte del Estado colombiano y que tanto quien administra como quien promueve y facilita el crecimiento de la estructura puede ser responsable del delito de captación masiva y habitual de dinero.

Lea también: Inicia supervisión de conglomerados financieros: Superfinanciera

 

Identifique el engaño: los argumentos falsos

 

La Superfinanciera conoció los argumentos con los cuales los promotores de estas pirámides buscan legitimar el engaño usando fuera de contexto apartes de pronunciamientos hechos por ese organismo de control, así como extractos de las leyes vigentes. Entre otros argumentos engañosos se encuentran:

 

  • Mientras que en la pirámide “existe un administrador de los dineros, persona que recibe la mayor ganancia y distribuye pequeños porcentajes en el resto de los participantes”, en el proyecto telar no hay ningún administrador dado que se basa en trabajo solidario y cooperativismo: “cada mujer que ingresa a telar es la propia administradora de los regalos que recibe y no debe distribuir o compartir porcentajes de ganancia.
  • Mientras que la pirámide exige que los participantes inviten nuevos adeptos de manera permanente en el tiempo, en el proyecto telar la obligación de invitación se realiza solamente una vez y se termina.
  • Mientras que en la pirámide la inversión económica es constante (es decir que si se quiere ganar más se debe invertir más), en el esquema de telar el aporte económico o regalo es “entregado con fe, amor y desprendimiento y únicamente al momento de ingresar”.
  • Mientras que en las pirámides el ahorro se multiplica en un determinado tiempo sin saber de dónde provienen las ganancias, en el proyecto telar “el dinero se multiplica con pleno conocimiento de su causa” porque “al ser trabajo en cooperativismo el regalo con el que se ingresa (USD 1.440) será multiplicado en 4-5 semanas con ocho nuevas mujeres que ingresen a dar su regalo”.

Lea también: Más sanciones de Superfinanciera por no tener Oficial de Cumplimiento

 

Las recomendaciones de la Superfinanciera

 

  • La entidad señaló que “quienes reciban este tipo de invitaciones, independientemente de su origen, deben tener presente que estos argumentos faltan a la verdad y a la legalidad en la medida en que:
  • El esquema denominado “telar” sí es contrario a la ley y afecta la economía nacional como resultado de la pérdida económica de quienes entregan su dinero y no logra completar los distintos niveles de la estructura, lo que a medida que involucra a un mayor número de personas afecta el ahorro del público.
  • En la economía solidaria se desarrolla una actividad lícita para obtener beneficios para todos, mientras que una pirámide existe en razón a los dineros que paga cada persona que se vincula y su crecimiento se debe a la promoción que cada afiliado hace, a la vinculación de las personas que aceptan las invitaciones y a los dineros que pagan para participar en el esquema.
  • En estos esquemas ilegales el objetivo es completar la estructura de por lo menos 15 personas quienes entran a realizar los aportes correspondientes, lo que requiere involucrarse en la gestión en todos los niveles para garantizar que se alcance el beneficio económico, contribuyendo al crecimiento exponencial de la estructura piramidal.
  • Lo que denominan “regalo” no es más que un requisito exigido para participar, y además es un compromiso que conlleva a invitar a otras personas para que realicen el aporte correspondiente y así garantizar el retorno prometido.
  • El dinero no crece en los árboles, no se multiplica sin que exista una actividad financiera real y lícita que genere ingresos. En este caso, se captan ilegalmente los recursos de 8 o más personas, quienes a su vez vinculan a otros aportantes de dinero que se obligan a la misma acción, al punto que si no se logra completar la estructura, no se contará con el dinero para que se cumpla con lo prometido”.

Lea también: La Superfinanciera contra la captación ilegal