La multinacional tiene un plazo de cinco días para revelar información de accionistas y administradores.

La Superintendencia de Sociedades le ordenó a Uber, a través de un oficio, que levante el velo corporativo, es decir, que proporcionen información clave sobre los accionistas, administradores y sus direcciones físicas y electrónicas.

 La Súper advirtió que, si no lo hacen, podrían ser sancionados e incluso multados.

 Uber tiene entonces cinco días para que proporcione toda la información financiera y contable para determinar el origen de los recursos de la plataforma.

 Cabe recordar que la investigación de la Superintendencia de Sociedades se suma a las acciones que viene adelantando la Superintendencia de Puertos y Transporte con millonarias multas a la multinacional.

(Nota agregade de BluRadio)