En el 2015 el expresidente Obama firmó la Orden Ejecutiva 13692, por medio de la cual creó una lista de personas sancionadas en Venezuela, entre ellas a siete funcionarios del gobierno, por las continuas violaciones a los derechos humanos que se registraban  en Venezuela y los cuales  amenazaban la seguridad de los Estados Unidos.

El vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, no fue incluido en esta lista pero fue incluido en una más fuerte y reconocida, la Lista Clinton, la cual prohíbe a cualquier ciudadano o compañía estadounidense a hacer negocios con cualquiera de los señalados.

Este lunes la Oficina del Tesoro de Estados Unidos designo oficialmente a El Aissami como un narcotraficante  luego de un año de investigación donde pudieron concluir que el funcionario facilitó cargamentos de narcóticos desde Venezuela, incluyendo Control de aviones que salen de una base aérea venezolana, así como control de rutas de drogas a través de los puertos de Venezuela y supervisó o fue dueño parcial de cargamentos de más de mil kilogramos de droga, que salieron de Venezuela con destinos como México y Estados Unidos.

Según el reporte de la OFAC este caso resalta que las principales prioridades del Departamento del Tesoro siguen siendo negar un refugio seguro para los activos ilícitos en los Estados Unidos y proteger el sistema financiero estadounidense de los abusos de narcotraficantes y aquellos que ayudan a blanquear sus productos ilícitos a través de este país.

(Nota agregada de OFAC)