Según informó El Tiempo, el vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, se entregó a la justicia de su país, luego de que un juez le ordenara la prisión preventiva por su supuesta implicación en trama Odebrecht.

 

Glas abandonó su residencia en Guayaquil escoltado por la policía este lunes, después de las 8 de la noche, y fue acompañado hasta la base Simón Bolívar de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE), en esa ciudad costera.

Poco antes de recibir la orden judicial y entregarse, el vicepresidente, que se niega a dimitir, se dirigió por Twitter a la ciudadanía para pedir a sus militantes seguir luchando por la “revolución”. “A los militantes les mando un abrazo revolucionario. No desmayen, peleen por su revolución”, dice Glas, quien además se reafirma en su lucha: “Desde donde me lleven por la verdad y por la justicia, que es la verdad y la justicia de todo un pueblo, de todo el pueblo ecuatoriano”.

“No sé cuándo podré volverme a dirigir a ustedes. Estoy a pocos minutos de entregarme a la justicia”, dijo el vicepresidente, quien insiste en su inocencia y en que nunca tuvo la intención de huir. Y reitera que acata con “protesta” una resolución del sistema de justicia que considera “inconstitucional” e “ilegal”, porque ha sido “un proceso lleno de fallas”.

Vea también: El modelo de supervisión LAFT en instituciones financieras y de seguros de Ecuador (2 mayo)ç

Vea también: Tipologías regionales GAFISUD