Hace varios meses el gobierno de Honduras publicó la ‘Guía de investigación financiera y contable’, la cual busca otorgar herramientas para rastrear bienes ilícitos y evitar el lavado de activos en todos los sectores del país.

 

Según el informe Illicit Financial Flows from Developing Countries: 2004-2013, de Global Financial Integrity, Honduras es el segundo país de América Central donde más se lavan activos (después de Costa Rica) con un volumen cercano a los USD 4700 millones de dólares, un monto cercano al 20% de su producto interno bruto (PIB).

Para reducir este delito, así como los impactos que genera, el gobierno hondureño con el apoyo de Estados Unidos publicó en 2014 la Guía de Investigación Financiera y Contable, que contiene la normatividad aplicable y los más altos estándares extranjeros para promover mejores prácticas de transparencia en la lucha contra el blanqueo de capitales y otros delitos económicos.

La base fundamental de la guía es la legislación antilavado de Honduras, que a su vez se entreteje con los parámetros internacionales más importantes. Así, a través de un análisis de la normatividad interna y de las mejores prácticas comparadas, el texto busca generar un cambio de mentalidad para luchar de forma activa contra las organizaciones criminales, ya no únicamente desde el punto de vista de la estructura personal de las bandas, sino también en lo que refiere a su sustrato económico.

Uno de los objetivos principales del documento es lograr que la planificación, identificación e instrucción de investigaciones financieras y contables cuenten con un nivel de detalle idóneo para servir como sustento de acusaciones criminales y administrativas, sobre todo aquellas relativas a la privación del dominio y a la persecución de bienes.

Precisamente este es uno de los aportes más importantes de la guía: dotar de evidencia financiera y contable a los procesos penales, lo que repercute necesariamente en el debilitamiento de las economías de las organizaciones criminales, reduciendo así su capacidad de sostenimiento y su poder de corrupción.

 

Contenido y estructura

Las investigaciones que se centran en la esfera financiera de las bandas delincuenciales  necesitan que los investigadores dominen en alguna medida los temas financieros y de contaduría técnica, pues este discernimiento es la base para rastrear e incautar bienes producto de actividades ilícitas así como para comprobar vínculos entre investigados, bienes y hechos.

Para lograr este conocimiento la ‘Guía de investigación financiera y contable’ explica de forma pormenorizada los métodos de recolección, procesamiento, análisis e integración de la información y las evidencias; las técnicas de verificación aplicables a las investigaciones y procesos judiciales; los parámetros de búsqueda en bases de datos de los sistemas financieros nacionales e internacionales; los mecanismos de investigación contable de personas jurídicas; las señales de alerta que se deben tener en cuenta respecto de los balances corporativos; las directrices de segmentación y el régimen probatorio.

La exposición de ese contenido, que suma las técnicas tradicionales de investigación y  mecanismos especiales enfocados en la auditoría forense, permite fortalecer la capacidad de los funcionarios de las estructuras policiales y jurídicas para dirigir los procedimientos hacia su núcleo financiero.

La guía se estructura en cinco capítulos de acuerdo a su contenido temático y a un orden lógico:

 

  1. Generalidades de la investigación financiera y contable.
  2. Procedimientos básicos de investigación. Se clasifican según los objetivos, actividades o técnicas. En este acápite se explican los análisis patrimoniales, cuya finalidad es la identificación de la titularidad sobre bienes así como el proceso de formación de patrimonios.
  3. Investigación contable para personas jurídicas. Con especial énfasis en la auditoría forense.
  4. Régimen de la prueba pericial. Destaca que las pericias son útiles para la presentación de los casos y cómo pueden ser controvertidas con contundencia ante los tribunales.
  5. Exposición de los resultados. Incluye también la exposición de las valoraciones de las investigaciones financieras y contables con el fin de que los resultados sean útiles a los operadores jurídicos.

 

En todo caso, vale la pena resaltar que una de las características del documento es que no busca, en ningún momento, establecer procedimientos rígidos que deban seguirse al pie de la letra, sino que invita a los investigadores y analistas a aportar su ingenio y creatividad en el diseño de métodos nuevos que se acomoden mejor a los casos, eso sí, siempre con un deber extra de documentación.

 

Algunas generalidades de la investigación financiera

Las autoridades hondureñas reconocen que la delincuencia se ha sofisticado en las últimas décadas, en parte gracias a los grandes flujos de dinero ilícito que los maleantes utilizan en alta tecnología y en pagar a buenos profesionales para que diseñen estrategias de evasión de la ley. En este escenario, en el que el Estado se encuentra en desventaja, se debe buscar un sistema de investigación criminal juicioso que permita adelantar acciones exitosas y contundentes.

De esa necesidad se desprende que la estructuración de procesos de investigación no solo competa al Estado, sino que sea responsabilidad de todos los sectores que son susceptibles de verse comprometidos con la labor investigativa, puesto que los fenómenos criminales tienen una visión sistémica que no puede ser desatendida. Es por eso que en estos casos, además de la coordinación de las autoridades, se hace necesario que los sectores regulados tomen un papel protagónico a través de sus oficiales de cumplimiento.

Según señala la guía, para que el plan conjunto entre autoridades y sector privado tenga éxito se requiere desvirtuar algunos mitos, entre ellos el de pensar que los delincuentes son invencibles, que desmontar la arquitectura criminal es imposible, que una captura o un allanamiento son suficientes o que solo se puede vencer a las bandas con el uso de la fuerza. Estas creencias erróneas han generado que las investigaciones no avancen.