Hace algunas semanas la Oficina de Control de Activos Extranjeros de EE.UU. (Ofac por su sigla en inglés) incluyó en su lista de sancionados a 42 empresas y 21 personas de origen mexicano. Esta ha sido la acción más grande contra redes mexicanas y de ella se pueden identificar negocios presuntamente usados para lavar activos del narcotráfico.

 

El pasado 9 de agosto muchos medios de comunicación informaron que el destacado futbolista mexicano Rafael Márquez –defensor de la selección de su país y exjugador del FC Barcelona– había sido reseñado en la lista de la Ofac por sus presuntos vínculos con Raúl Flores Hernández, un presunto narcotraficante mexicano que habría creado una red de empresas para lavar millonarios recursos.

No obstante, la noticia va más allá. Realmente lo que hizo la Ofac fue identificar casi medio centenar de empresas posiblemente utilizadas para dar apariencia de legalidad a activos provenientes de actos delictivos.

Si esta información se analiza desde el enfoque de gestión de riesgos –y se deja a un lado que un deportista famoso fue sancionado– es posible identificar sectores con mayor exposición al lavado de activos y a la financiación del terrorismo en México.

Al revisar juiciosamente la lista de sancionados se encuentra que hay empresas dedicadas a las siguientes actividades:

 

  • Comercializadoras.
  • Escuelas deportivas.
  • Casinos.
  • Empresas de combustibles.
  • Compañías del sector de alimentos.
  • Inmobiliarias.
  • Restaurantes.
  • Bares.
  • Productoras audiovisuales.
  • Empresas de edición musical.
  • Comercializadoras de boletas para eventos.
  • Compañías terapéuticas.
  • Clínicas de rehabilitación.

 

Fueron cinco las escuelas deportivas reseñadas por la Ofac: Club Deportivo Morumbi, Escuela de Fútbol Rafa Márquez, Grupo Deportivo Alvaner, Grupo Deportivo Márquez Pardo, y Fútbol y Corazón. Los restaurantes y bares fueron tres: Camelias Bar, Lola lolita y Restaurant Folklor y Cantina.

En cuanto a comercializadoras se identificaron siete: Comercializadora Chalapa AJIJIC, Comercializadora e importadora Yessi, Consorcio Lunalo, Consorcio Nujoma, Consorcio vinícola de occidente, Círculo Representaciones Internacionales, y A & S Carrier Internacional. Además, hubo dos inmobiliarias: Corporativo Inmobiliario Universal y Montalva Inmobiliaria.

También hubo cuatro clínicas y centros de terapia: Grupo terapéutico Hormaral, Prosport & Health Imagen, Grupo nutricional Alhoma y Grupo Terapéutico Puerto Vallarta. Así como tres productoras: Eventos La Mora, Noryban Productions y JCAM Editora Musical.

Según John Smith, director de la Ofac, “Raúl Flores Hernández ha operado durante décadas debido a sus relaciones de larga data con otros cárteles de la droga y su uso de personas de frente financiero para enmascarar sus inversiones de productos de drogas ilegales”.

No obstante, la acción de Ofac no solo permite identificar algunos sectores de riesgo, sino también jurisdicciones con mayor exposición a la acción de los lavadores.

Casi todas las empresas sancionadas en la lista de la Ofac aparecen registradas en el estado de Jalisco, ubicado en la parte occidental de México; mientras que unas pocas compañías están en el estado de Sinaloa, ubicado más al norte del país.