El pasado mes de febrero el grupo Wolfsberg publicó unos principios relacionados con la banca corresponsal. La intención de dicha publicación es reducir los riesgos en cuanto al lavado de activos cuando los bancos ejercen este tipo de funciones.  

 

¿Qué es el Grupo Wolfsberg?

Es una agrupación conformada por once de los bancos más grandes del mundo: Banco Santander, Bank of Tokyo-Mitsubishi UFJ, Barclays, Citigroup, Credit Suisse, Deutsche Bank, Goldman Sachs, Hsbc, JP Morgan Chase, Société Générale y UBS.

El Grupo Wolfsberg se encarga de dictar principios y formular mejores prácticas destinadas a las entidades financieras que a nivel mundial están obligadas a implementar medidas para prevenir el lavado de activos y la financiación del terrorismo.

 

¿Qué es la banca corresponsal?

Según la definición del Gafi la banca corresponsal (…) es la prestación de servicios bancarios por un banco (el ‘banco corresponsal’) a otro banco (el ‘banco representado’)”.  Por su parte, el Comité de Basilea hace unas precisiones a la definición indicando que “el banco corresponsal por lo general no tiene ninguna relación de negocios directa con los clientes del banco representado, los cuales pueden ser personas, corporaciones o empresas de servicios financieros. El cliente del banco corresponsal es el banco representado

 

Sobre los principios con la banca corresponsal

 

Alcance

De acuerdo con el documento publicado por el  grupo Wolfsberg los principios pueden ser aplicados a todo tipo de acuerdos que mantengan los bancos corresponsales con sus clientes (banco representado) y también se pueden extender a otro tipo de relaciones que mantengan con instituciones financieras no bancarias.

 

Políticas y personal a cargo 

La publicación indica que las instituciones deben definir políticas y procedimientos a partir de los principios para la banca corresponsal propuestos por el grupo, los cuales, según sugerencia del documento, pueden ser delegados a un órgano de gobierno. De forma complementaria se debe designar una persona, independiente al funcionario encargado de promover los acuerdos de corresponsalía, encargada de aprobar dichos acuerdos y también de velar por el cumplimiento de las políticas y procedimientos en materia de banca corresponsal.  

 

Debida diligencia al banco representado

Los principios indican que todos los clientes de los bancos corresponsales deben ser sometidos a debida diligencia con el ánimo de conocer el perfil de riesgo del banco representado. Para lograr lo anterior el documento suministra un listado de “indicadores de riesgo” que se listan a continuación:

 

  • El riesgo geográfico: dentro de este rubro, el documento menciona que se debe considerar el nivel de cumplimiento y efectividad en la aplicación de los estándares en materia de LA/FT de la jurisdicción en donde se encuentra basado o radicado el negocio del banco representado.

 

  • Sucursales, subsidiarias y afiliados: de acuerdo con la publicación el nivel y enfoque de debida diligencia depende de la relación entre el cliente de la banca corresponsal y su casa matriz principal. Por ejemplo, en casos en los que el banco representado sea una sucursal, subsidiaria o afiliado, la debida diligencia se debe realizar a la casa matriz, pero en el caso de que el acuerdo se realice con un afiliado que no es suficientemente controlado por esta última es recomendable que tanto la casa matriz y el cliente de la banca corresponsal sean revisados.

 

  • Estructura de la propiedad y de la administración: de acuerdo con el documento, dentro de la debida diligencia se deben considerar factores como:

 

  • Domicilio y reputación de los dueños.
  • El tipo de sociedad del cliente del corresponsal bancario.
  • Si la empresa es pública, si cotiza en bolsa o si su propiedad es cerrada.
  • La transparencia de la estructura de la propiedad.
  • La experiencia de la dirección ejecutiva.
  • La presencia e influencia de las PEP dentro de la dirección ejecutiva.

 

  • Los negocios de los bancos representados: el grupo menciona que los tipos de productos y servicios financieros que el banco representado ofrece, y los tipos de mercados en los que opera, pueden influir en el nivel del riesgo LA/FT del acuerdo. Tal es el caso, según el documento, cuando se realizan “(…) operaciones en jurisdicciones de alto riesgo, los negocios de transferencias de dinero, banca privada y  transferencias de dinero al exterior”.

 

  • La clientela de los bancos representados: según los principios, los clientes a quienes el banco representado ofrece servicios son también una fuente de riesgo LA/FT, pues pueden existir situaciones en las que el Banco genere gran parte de sus ingresos de clientes dedicados a actividades de alto riesgo. Por consiguiente, el documento menciona: “(…) que se debe evaluar si dichas actividades [servicios ofrecidos] son relevantes con respecto a su relación con el cliente del banco corresponsal y si proporciona el peso apropiado a cada factor de riesgo que considere necesario”.

 

  • Productos y servicios: en este punto el documento menciona que se debe documentar el nivel de ‘transaccionalidad’ esperado de los productos y servicios en mención, con el objeto de conocer lo que es usual y esperado.

 

  • Situación regulatoria e historial: los principios indican que el banco corresponsal debe verificar si el banco con quien va a realizar el acuerdo se encuentra bajo supervisión de un regulador en la jurisdicción en donde está operando y si está o ha estado sujeto a algún tipo de acción por dicho regulador.

 

  • Controles contra el lavado de dinero: el documento indica que el banco corresponsal debe evaluar la calidad del sistema para prevenir el lavado de activos empleando un enfoque basado en riesgos.

 

  • Otro tipo de ‘indicadores de riesgo’: la guía indica otro par de aspectos a tener en cuenta, que son:

 

  • No realizar acuerdos con bancos pantalla.
  • Realizar una visita a las instalaciones del banco representado.

 

Debida diligencia ampliada (DDA) al banco representado

Dentro de los principios se contempla la necesidad de realizar una DDA al banco representado cuando existe un riesgo LA/FT elevado, para lo cual el documento lista una serie de elementos que deben ser contemplados a cabalidad por parte del banco corresponsal al momento de llevar a cabo la DDA:

 

  • Relaciones con PEP: en caso que una PEP tenga alguna relación con el banco representado se debe comprender cuál es el rol de dicha persona con la entidad y su capacidad de influencia.

 

  • Corresponsales en niveles inferiores: el documento del grupo provee una definición de este término: (…) un acuerdo de corresponsalía en niveles inferiores (también conocido como “anidado”) ocurre cuando el cliente del banco corresponsal suministra servicios a otros bancos que se encuentran radicados dentro o fuera de su país, con el fin de facilitar productos y servicios de tipo internacional en representación de los clientes de los corresponsales que se encuentran en niveles inferiores”. En caso de que se presente esta situación el banco corresponsal debe estar en capacidad de conocer el tipo de instituciones financieras a las que el banco representado ofrece sus servicios.

 

  • La aprobación: los principios indican que los acuerdos de corresponsalía de alto riesgo deben ser sometidos a aprobación por altas instancias dentro del banco corresponsal.

 

En términos generales los principios identifican de forma clara los aspectos determinantes que pueden afectar el riesgo LA/FT que surge a partir de un acuerdo de corresponsalía; adicionalmente, brinda las medidas que se deben emplear para que los bancos corresponsales establezcan acuerdos.

 

Preguntas frecuentes sobre banca corresponsal

El Grupo Wolfsberg también publicó un documento que responde las que en su concepto son las preguntas más frecuentes respecto de las medidas de prevención del lavado de activos y financiación del terrorismo que se deben tomar con la banca corresponsal. A continuación infolaft presenta algunas de las respuestas*.

 

¿Por qué hay un aumento en la regulación y escrutinio por parte de las autoridades hacia la banca corresponsal?

Los reguladores seguirán examinando las prácticas de debida diligencia y gestión del riesgo con la banca corresponsal debido a los riesgos inherentes que tiene el procesamiento de transacciones para otras instituciones financieras y sus clientes, así como por los casos documentados en los que las cuentas de banca corresponsal han sido utilizadas para mover fondos ilícitos.

Tal y como se señala en los Principios Wolfsberg, en el trato con los corresponsales el banco actúa como agente de su corresponsal en la ejecución y/o procesamiento de pagos y otras transacciones de los clientes de la corresponsalía. Estos clientes pueden ser personas físicas, personas jurídicas o incluso otras instituciones financieras, y los beneficiarios de las transacciones pueden ser clientes de la institución o clientes de otras instituciones financieras.

La institución puede no tener una relación directa con las partes subyacentes a cualquier operación encaminada a través de él y, en tales casos, puede no estar en condiciones de verificar la identidad o entender completamente la naturaleza de la transacción, sobre todo cuando se trata del procesamiento de pagos electrónicos o cheques de compensación. Las interrelaciones acumuladas durante décadas entre instituciones dentro de las redes de banca corresponsal han producido un mecanismo muy eficiente que es de mucha importancia para la economía global. Este mecanismo facilita el movimiento de dinero de una persona o entidad a otra y de un país a otro, así como la conversión de divisas.

La eficiencia de este importante mecanismo también puede facilitar involuntariamente las actividades de aquellos que tratan de blanquear el producto de los delitos financieros o para financiar el terrorismo y otras actividades ilegales. La reciente aplicación de la ley y de las acciones regulatorias han resultado en sanciones financieras récord y han puesto de manifiesto las vulnerabilidades a las que las instituciones financieras están expuestas cuando hay fallas en el marco de la gestión de riesgos, en particular en los ámbitos de la gobernanza, la debida diligencia del cliente, la evaluación del riesgo y el monitoreo transaccional.

Las cuentas bancarias corresponsales se han utilizado para mover el producto del tráfico de drogas, juegos de azar ilegales en Internet y otros delitos; además, se han usado para financiar el terrorismo y facilitar los negocios con entidades y personas sujetas a sanciones económicas. Este mal uso del sistema financiero pone de relieve la necesidad de una vigilancia activa en el mantenimiento de un programa de prevención del lavado de activos.

 

¿Por qué es importante tratar a las sucursales y filiales de clientes de banca corresponsal como entidades distintas a las sujetas a los Principios Wolfsberg?

Hay dos factores clave que impulsan la necesidad de aplicar los principios a las sucursales y filiales de un cliente de banca corresponsal: el riesgo y los requisitos reglamentarios.

Los factores de riesgo que se aplican a un cliente de banca corresponsal se deben aplicar por igual a sus sucursales y filiales porque esas entidades pueden poseer su propio riesgo de cliente, de producto y geográfico. Por ejemplo, una rama particular puede dirigirse a un segmento de clientes de alto riesgo u ofrecer productos de mayor riesgo, ya que puede operar en una jurisdicción en la que es mayor el riesgo de corrupción y lavado de dinero y/o puede haber sido objeto de mención negativa de los medios en relación con su programa antilavado.

Además, la estructura y ejecución del programa antilavado de una subsidiaria en particular pueden verse afectados por los requisitos normativos locales y pueden variar en función del nivel de control y de supervisión ejercida por el banco matriz. Por ejemplo, las subsidiarias que no son de propiedad absoluta del cliente de banca corresponsal pueden tener otros propietarios que pueden operar bajo diferentes normas antilavado. El resultado neto es que el riesgo de lavado de una sucursal o filial puede diferir de los riesgos generales señalados por su (casa) matriz.

En algunas jurisdicciones los reglamentos que establecen las normas para la debida diligencia del cliente –sea de banca corresponsal o no– tratan a cada titular de cuenta como cliente a efectos del cumplimiento de los requisitos aplicables. En la medida en que las sucursales y subsidiarias mantengan sus propias cuentas con la institución, pueden entonces estar sujetas a los requisitos reglamentarios aplicables a todos los titulares de la cuenta/clientes.

 

¿Por qué es importante para una institución financiera el tratamiento de sus propias sucursales y afiliadas como clientes distintos a las entidades sujetas a los Principios Wolfsberg?

Los riesgos inherentes de banca corresponsal no difieren cuando el servicio se ofrece a las sucursales y filiales.

Las sucursales y filiales de una institución pueden participar en negocios con clientes que presentan diferentes niveles de riesgo y dicha sucursal/filial puede operar en una jurisdicción que tiene un mayor riesgo de lavado de dinero y corrupción. Otros riesgos a tener en cuenta son las diferencias en la aplicación del programa antilavado de la institución y la existencia de información adversa sobre los controles antilavado de la entidad. La información adversa, cuando se considera en el contexto de una entidad afiliada, no puede limitarse a la información de dominio público existente, ya que la institución puede estar en posesión de información interna que indica que existe un riesgo asociado potencialmente elevado con un afiliado particular que recibe servicios de banca corresponsal.

Las instituciones que proporcionan servicios de banca corresponsal a las sucursales y filiales deben asegurarse de que el programa antilavado está diseñado para evaluar los riesgos del cliente, utilizando todas las medidas de riesgo relevantes disponibles dentro de la institución y que los niveles de monitoreo y de reporte de actividad sospechosa transaccional están en su lugar.

 

¿En caso de que las relaciones con los corresponsales representen un alto riesgo se pueden evitar por completo?

No, no está dentro del alcance de la labor del Grupo Wolfsberg abogar por una política de evasión con respecto a las relaciones con los corresponsales de mayor riesgo, aunque hay algunas relaciones que claramente se deben evitar:

 

  • Bancos pantalla
  • Instituciones financieras no bancarias sin licencia y/o no regulados, entre ellas las dedicadas al envío de remesas, casas de cambio, agentes de transferencia de dinero.
  • Cualquier corresponsal donde los resultados de la debida diligencia produzcan incertidumbres que no se pueden resolver o donde los controles antilavado del corresponsal se consideren inadecuados y/o insuficientes, y dicho corresponsal no satisfaga la solicitud de la institución de adoptar medidas correctivas.

 

 

*Texto original en inglés. Traducción no oficial realizada por infolaft.