La captación habitual y masiva de dinero está establecida como un delito contra el sistema financiero y constituye un delito fuente del lavado de activos. El SARLAFT de las entidades debe establecer mecanismos para identificar cuándo un cliente está desarrollando esta actividad.