Como informó El Tiempo, tras la ocupación de bienes por 260.000 millones de pesos ligados a redes de contrabandistas, hace apenas cinco días, hay una investigación que tiene a las autoridades colombianas detrás de la pista de los negocios del poderoso cartel mexicano de Sinaloa en el país.

 

El golpe más grande contra ese negocio ilegal afectó las finanzas de 20 empresas, 17 de las cuales aparecían a nombre de ciudadanos chinos. Esas redes, que están en la mira de la Fiscalía, la Dian, la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa) y de la Agencia de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos (ICE), tienen socios colombianos establecidos hace más de una década en Beijing y Guangzhou (China).

Ellos son los encargados de conseguir los contenedores repletos de mercancía que, después de unos 40 días de viaje por mar, es declarada por menos de 50 veces su valor en Colombia, antes de inundar las calles y sanandresitos donde se completa el círculo de lavado de plata del narcotráfico.

 

El Ciclo del Dinero

Un embarque de cocaína colombiana de cinco millones de dólares termina comprando mercancía por casi ese mismo valor en China y otros puertos asiáticos de producción intensiva de productos, especialmente textiles y calzado. En el camino, a esos productos chinos les falsean muchas veces el origen, para evitar impuestos de entrada.

Por eso, muchos de los contenedores que mueven ese negocio aparecen en papeles como si su contenido correspondiera a productos fabricados en Estados Unidos y que partieron del puerto de Los Ángeles. 

De acuerdo con el coronel William Valero Tovar, director de la Policía Fiscal y Aduanera, en el golpe de la semana pasada fue clave la colaboración de la poderosa agencia ICE, que custodia las fronteras y aduanas de los Estados Unidos. ICE lleva meses investigando a firmas exportadoras apostadas en Los Ángeles que, según informantes, son usadas por los capos de Sinaloa para pagar sus transacciones de coca.

 

Lavado de Activos

La mercancía puesta en Colombia se vende por debajo del valor del mercado, pues lo que importa es lavar el dinero, afirma El Tiempo. Esa plata va a los proveedores de la droga y a la compra de nuevos embarques de cocaína.

Esa es una buena explicación de por qué al país entraban anualmente hasta 14 millones de pares de zapatos cuyo valor de compra no superaba, en papeles, los dos dólares. Eran los mismos pares que después se vendían en un sanandresito por 100 mil pesos o más.

 

Lavadores de Activos

En los últimos años, según cifras de la Dian y la Fiscalía, han sido desmanteladas 34 bandas que lavaban dinero de la mafia utilizando contrabando chino. Van más de 300 capturas –incluidos funcionarios y policías– contra redes que lavaron de esta manera al menos 2,1 billones de pesos.

La investigación encontró que para despistar a las autoridades estas organizaciones traían desde China a ciudadanos de ese país, quienes legalmente aparecían como los dueños y administradores de los negocios en Colombia. Desde el 2016, al menos 40 chinos han sido reseñados en operaciones anticontrabando que tenían problemas de papeles. Varios de ellos están en proceso de expulsión del país y otros esperan que la Fiscalía defina si procede o no penalmente en su contra.

 

Tipologías

Las redes usan todas las modalidades. Desde entrar contenedores enteros sin papeles hasta el reporte de importaciones de prendas fabricadas con materias primas diferentes al que aparece en los manifiestos. Esa es la modalidad denominada ‘contrabando técnico’.

En una meticulosa revisión los investigadores descubrieron el jueves en un almacén de San Victorino, centro de Bogotá, una pared falsa que era en realidad una puerta de acceso a una gigantesca bodega de cuatro pisos. Estaba llena de calzado y confecciones avaluadas en 4.770 millones de pesos.