El pasado miércoles 20 de septiembre varios funcionarios de la Policía dieron captura en Bogotá a Pedro José Márques Silvestre Dacosta, director global de operaciones de Tiendas Ara, por la presunta comisión del delito de corrupción privada.

 

Según señaló la Fiscalía General a través de un comunicado, el exdirectivo fue objeto de dos denuncias por solicitar sobornos cuyos montos oscilaban entre cincuenta y ochenta millones de pesos a cambio de adjudicar contratos para la construcción de las tiendas ARA en Colombia.

De acuerdo con el ente acusador, Dacosta Coelho “habría solicitado pagos retroactivos por tiendas ya construidas” y amenazaba a los contratistas con “no permitirles participar en la adjudicación de la construcción de otras tiendas” si no accedían a sus pretensiones monetarias.

En un video difundido por el Gaula de la Fiscalía se ve el momento exacto en el que un grupo de policías captura al director de operaciones de la multinacional portuguesa.

Allí, una policía le dice que “el día de hoy le vamos a dar lectura a la orden de captura 0015 emitida por el Juzgado 20 Penal Municipal, con funciones de control de garantías, contra el señor Pedro José Márques Silvestre Dacosta Coelho, que se identifica con cédula de extranjería 0604300, por los delitos de corrupción privada, artículo 250 A, literal a, numeral 2 y 3 del Código Penal”.

Pues bien, la corrupción privada es un delito que fue creado por medio de la ley 1474 de 2011 (también conocida como Estatuto Anticorrupción) que castiga a todos aquellos que paguen sobornos a directivos, administradores, empleados o asesores de empresas para obtener favores. El delito también lo cometen aquellos directivos, administradores, empleados o asesores que directa o indirectamente reciban, soliciten o acepten las dádivas.

De la lectura del tipo penal se podría deducir que no solamente el directivo habría cometido el ilícito, sino todos aquellos que eventualmente hayan accedido a pagar los sobornos presuntamente solicitados por él.

Según un informe de Portafolio, ARA informó a través de un comunicado que fue la propia empresa la que instauró la denuncia luego de que su sistema de control interno detectara irregularidades. Además, confirmó que el directivo fue retirado de su cargo.

Durante el pasado mes de febrero un reporte de prensa informó que ARA tenía previsto abrir 150 nuevas tiendas en Colombia durante el año 2017 para llegar a un total de 371 en todo el territorio nacional.