En un comunicado del pasado 6 de noviembre, el Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi) señaló que se hace necesario revisar la Recomendación Gafi número 8 para evitar que los organismos sin ánimo de lucro que presten servicios a la comunidad en lugares con presencia de agrupaciones criminales sean utilizados para canalizar recursos al terrorismo.