Por medio de un comunicado, el Gafi señala que los ‘‘informes recientes sobre supuestas actividades de corrupción y lavado de dinero a gran escala por parte de varios funcionarios de alto rango de la Fifa, subrayan la importancia de que las instituciones financieras identifiquen y controlen a los clientes de alto riesgo’’.

 

Según el Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi), máximo organismo mundial en materia de lucha contra el lavado de activos y financiación del terrorismo, en el caso de la Fifa parece que las instituciones financieras no hubieran realizado una ‘‘cantidad suficiente de escrutinio de las actividades financieras de los funcionarios [de Fifa] afectados’’, toda vez que muchas de las transferencias habrían pasado por el sistema financiero internacional.

Gafi recuerda que su Recomendación 10 insta a las ‘‘instituciones financieras a tomar las medidas necesarias para determinar, sobre una base de caso por caso, si un cliente es un cliente de alto riesgo’’ y en razón de lo anterior el organismo resalta importancia de una aplicación rigurosa de esta Recomendación ‘‘para asegurar que las instituciones financieras traten a estos clientes de alto riesgo con mayores niveles de escrutinio e informen sobre cualquier transacción sospechosa’’.

Quizá lo más interesante es que se confirmó que el caso Fifa será discutido en la próxima reunión plenaria de Gafi (que tendrá lugar la próxima semana) y allí se evaluará si las actuales normas son suficientes o deben ser ajustadas.