Continuando con la serie de entrevistas realizadas a las autoridades más importantes del mundo en torno a la prevención del LA/FT, InfoLAFT presenta en esta ocasión al director Ejecutivo de GAFIC, Calvin Wilson, quien entregó detalles del proceso de reestructuración del organismo y habló de los principales retos para la región ante la modificación de las recomendaciones del GAFI.
 
 
InfoLAFT:

Descríbanos brevemente la historia de GAFIC

Calvin Wilson:

GAFIC fue creado en 1992, pero el secretariado surgió en 1994. Tiene su sede en Puerto España, Trinidad, y cuenta con 29 países miembros de la Región Caribe que comprenden cuatro diferentes grupos de idiomas (inglés, español, alemán y francés), aunque los dos idiomas oficiales al interior del organismo son inglés y español.

 

InfoLAFT:

¿Cómo va el proceso de reestructuración?

CW:

Muy bien. Comenzamos en mayo de 2010 y desde entonces rediseñamos la estructura de nuestros programas, revisamos a todos nuestros miembros para determinar qué tanto podemos expandirnos, examinamos asuntos como las operaciones del secretariado y la vinculación de los miembros, y esperamos que los resultados sean positivos para todos.

 

InfoLAFT:

¿Cuándo finalizará ese proceso?

CW:

El proceso de reestructuración concluyó en agosto. Tendremos una reunión de alto nivel donde se espera que los Ministros de la Región aprueben todas las buenas cosas que hemos logrado tras habernos autoevaluado luego de 16 años de existencia. Hemos actualizado nuestras operaciones y estamos muy contentos con lo conseguido.

 

InfoLAFT:

¿Cuáles serán las principales implicaciones para los países miembros de GAFIC de las modificaciones a las 40 recomendaciones?

CW:

Uno de los aspectos más importantes es que los países miembros se familiaricen con las nuevas recomendaciones, las cuales son una fusión de las 40+9. Debemos tener certeza respecto a que los miembros sean conscientes de todos los requerimientos, ya que la próxima ronda de evaluaciones comenzará a mediados de 2014.

Con base en eso ya comenzamos un programa de entrenamiento, cuya primera sesión se realizó durante los dos primeros días de la reunión plenaria de mayo en el Salvador. Allí hicimos un taller de dos días acerca de las nuevas recomendaciones a través de módulos de entrenamiento.

En GAFIC contamos con un sistema de evaluación que nos permite determinar la existencia de marcos legales, pero que ahora también nos deja enfocarnos en la efectividad de los regímenes, lo cual implica en igual medida un entrenamiento para los países miembros con el fin de que conozcan cómo será evaluada dicha efectividad.

Otro aspecto relevante para los miembros es la importancia que debe darse a los mecanismos de coordinación nacional para asegurar que todos los implicados entiendan los requerimientos de las nuevas recomendaciones y que todos los marcos estén operando de manera efectiva. 

Un ingrediente fundamental de los mecanismos de coordinación sería la existencia de un comité contra el lavado de activos que permita asegurar que todos los implicados en la lucha contra estos delitos compartan información.

 

InfoLAFT:

¿GAFIC ha identificado nuevas tipologías?

CW:

En nuestra página de internet hay un reporte completo que hace referencia al tema. A corto plazo estamos trabajando con el tráfico de personas y ese documento estará listo en 2013. Aquí se debe destacar que la mayoría de tipologías están relacionadas con el narcotráfico.

En el portal también está disponible un reporte de lo que se está haciendo con fiduciarias, algo que va de la mano con lo establecido por el GAFI. De igual manera hay ejercicios de tipologías realizados entre miembros de GAFIC y miembros del GAFI.

 

InfoLAFT:

¿Qué cambios en la regulación, la supervisión y las buenas prácticas bancarias generará GAFIC con base en las nuevas 40 Recomendaciones?

CW:

Es importante que los países presten atención a las medidas para prevenir la financiación del terrorismo, pues algunos miembros han tenido problemas con eso.

Por otra parte, y con el fin de alcanzar los requerimientos de las nuevas 40 recomendaciones, hay que revisar las evaluaciones previas realizadas a los países miembros y analizar las deficiencias. En esa medida, hay que asegurarse que dichas fallas hayan sido identificadas para evaluar de nuevo.

Tenemos que garantizar que los países sean conscientes de los requerimientos y fomentar los cambios necesarios en sus estructuras legislativas para que se encuentren alineados con las nuevas recomendaciones de cara a la próxima ronda de evaluaciones.