El Director de la Red de Cumplimiento de los Crímenes Financieros (FinCEN) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, emitió una «Orden de Orientación Geográfica» que requiere que las compañías de seguros de título recopilen y reporten información sobre las personas involucradas en ciertas transacciones inmobiliarias residenciales. Esto con el fin de conocer los beneficiaros finales de propiedades de lujo en Estados Unidos.

 

La orden aplica para las compras de bienes raíces residenciales superiores o iguales a:

  • $ 500,000 o más en el condado de Texas de Bexar;
  • $ 1,000,000 o más en el condado de Miami-Dade, Broward o Palm Beach
  • $ 1,500,000 o más en el condado de Brooklyn, Queens, Bronx o Staten Island en Nueva York, Nueva York
  • $ 2,000,000 o más en el condado de California de San Diego, Los Ángeles, San Francisco, San Mateo o Santa Clara;
  • $ 3,000,000 o más en el distrito de Manhattan en Nueva York, Nueva York
  • $ 3,000,000 o más en la Ciudad y Condado de Honolulu en Hawaii

realizadas sin un préstamo bancario u otra forma similar de financiamiento externo, utilizando efectivo, cheques, un giro postal en cualquier forma o una transferencia de fondos.

Las entidades deberán reportar estas operaciones a FinCEN mediante la presentación de un Formulario “FinCEN 8300” dentro de los 30 días posteriores al cierre del negocio, en el cual se pedirá información acerca de la identidad de la persona principal responsable de representar al comprador y la identidad de este. Además también se solicitará información sobre la identidad del (de los) propietario (s) beneficiario (s) del comprador. 

Vea también: Monedas virtuales, contrabando, mal manejo de efectivo y testaferros: retos de Fincen

Vea también:  El Gafi sobre el beneficiario final