El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) dio a conocer el pasado 10 de julio la Guía de Investigaciones Financieras, un documento que tiene como objetivo ayudar a los investigadores y formuladores de políticas contra el LA/FT a desmantelar organizaciones delictivas.

 


 

A través de un comunicado de prensa el GAFI recordó que las investigaciones financieras fueron uno de los puntos claves sobre los que giró la reciente revisión a las 40 recomendaciones, motivo por el cual ahora las reconoce como un elemento fundamental en cualquier sistema de prevención LA/FT.

El organismo señaló que la utilidad de las investigaciones financieras solamente puede reflejarse si los países cuentan con un marco jurídico interno adecuado, motivo por el cual destacó en su Guía ‘‘los elementos de orientación de la Convención de Palermo para poner en práctica muchas de las facultades’’ descritas.

El informe contiene estrategias y técnicas aplicables en la mayoría de los países a pesar de las diferencias existentes en sus respectivos sistemas. En la Guía se subrayan los puntos en los que se puede aplicar capacitación y asistencia a los investigadores, aunque aclara de antemano que esta Guía ‘‘no debe ser vista como un manual’’.

El contenido

La Guía de Investigaciones Financieras del GAFI está dividida en ocho capítulos:

  • Propósito de la Guía
  • Marco operativo
  • La financiación del terrorismo
  • Fuentes de información
  • La colaboración con las UIFs
  • Técnicas de Investigación
  • Formación
  • Cooperación internacional

 

Puntos de interés específicos

 

Propósito de la Guía

Según el GAFI, las investigaciones financieras buscan identificar y documentar el movimiento de dinero en el transcurso de operaciones criminales, razón por la cual entregar pautas para el desmantelamiento de las mismas será un aporte para reforzar la lucha contra el LA/FT.

 

Marco operativo

Sobre este tópico, el Organismo observa puntos que podrían hacer exitosa una investigación financiera:

    • Plantear una estrategia previa.
    • Realizar investigaciones paralelas.
    • Contar con grupos multidisciplinarios o grupos de trabajo.
    • Buscar la recuperación de activos.
    • Registrar las etapas de la investigación.

       

      La financiación del terrorismo

      Aquí el GAFI hace una diferenciación básica entre el LA y el FT. Al respecto indica que se debe tener en cuenta que el lavado de dinero es el proceso mediante el cual uno o varios individuos hacen ver como legales unos recursos ilícitos, mientras que en el financiamiento del terrorismo la característica fundamental es que se usan recursos ‘‘limpios’’ para cometer actividades ‘‘nefastas’’ contra la sociedad.

      Sobre el financiamiento del terrorismo –un tópico sobre el que todavía se tiene desconocimiento– el GAFI precisa que tiene cuatro agentes que realizan actividades distintas, pero interrelacionadas:

        • Donantes: son quienes consciente o inconscientemente apoyan los objetivos de las organizaciones terroristas a través de contribuciones monetarias. En ocasiones muestran una actividad cercana.
        • Recaudadores de fondos: personas u organizaciones que activamente solicitan recursos para el grupo terrorista, así no pertenezcan a él.
        • Facilitadores: están directamente relacionados con la organización terrorista y tienen participación en la agenda.
        • Operativos: son los encargados de ejecutar las acciones terroristas.

          El Grupo de Acción Financiera Internacional hace esta clasificación al considerar que la identificación del papel de un individuo al interior de una organización es la clave para establecer las estrategias de investigación.

           

          Métodos de investigación

          • Vigilancia física: El GAFI señala que es una técnica útil para obtener información general sobre los negocios de las personas sospechosas y sus posibles vínculos. Respecto a las investigaciones financieras en concreto, indica que puede ayudar bastante cuando se quiere comprobar un caso de transporte ilegal de dinero o cuando se quieren obtener registros que permitan descubrir nuevos activos.
          • Búsqueda de basura: consiste en revisar los desechos del sospechoso, ya que en reiteradas ocasiones ellos arrojan a la caneca documentos valiosos que pueden aportar gran cantidad de información financiera.
          • Uso de órdenes judiciales para obtener información: sólo debe usarse cuando no hay otra forma de obtener evidencia. Debe ser planificada y ejecutada con el cumplimiento de todos los parámetros legales.
          • Entrevista: se recomienda realizarlas con la voluntad de los sospechosos, antes de obligarlos a declarar (esto siempre que las leyes del país lo permitan). Siempre deben evaluarse los posibles efectos negativos que esta técnica puede tener en el desarrollo de la investigación.
          • Entregas vigiladas: consiste en suministrarle al sospechoso elementos en aparentes condiciones de ilegalidad para lograr comprobar con posterioridad la comisión del delito. La situación siempre se desarrolla con el estricto monitoreo de los investigadores.
          • Interceptación de comunicaciones: permite obtener información en tiempo real, puede conducir al desmantelamiento de recursos de la presunta organización criminal e identificar a los eventuales cómplices.
          • Operación encubierta: puede ser eficaz, pero debe utilizarse cuando no existen otras formas para obtener información dado el riesgo al que se exponen los investigadores.
          • Modos de justificación de ingresos: consiste en implementar técnicas para establecer el monto de los ingresos ilegales del sospechoso con el fin de demostrar su participación en la actividad ilícita.

           

           

          Nota: El informe completo se puede consultar en: http://www.fatf-gafi.org/media/fatf/documents/reports/Operational%20Issues_Financial%20investigations%20Guidance.pdf