Stefano Gesuelli es oficial de la Guardia di Finanza y el jefe de la misión italiana del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (Ciat). Infolaft logró contactarlo para hablar acerca de los mecanismos que se deben implementar para optimizar la cooperación entre autoridades del mundo para investigar delitos financieros.

 

Infolaft:

¿Qué es la Guardia di Finanza y cuáles son sus funciones?

Stefano Gesuelli:

Es muy difícil explicar en pocas palabras lo que es la Guardia di Finanza de Italia debido a que representa un modelo absolutamente único a nivel mundial de integraciones de diferentes responsabilidades en la lucha contra todas las conductas ilícitas de naturaleza económica y financiera, desde la evasión tributaria hasta el lavado y la corrupción.

Tratando de resumir lo mejor posible, la Guardia di Finanza de Italia es la policía del ámbito económico y financiero del País que asume las funciones de auditoria tributaria y aduanera (llevadas a cabo en Colombia por la Dian), las tareas de Policía Judicial especializada en esta materia (que recientemente ha asumido la Policía Económica y Financiera (PEF) de la Fiscalía General de la Nación) y el desarrollo de las incumbencias de análisis e investigación de los reportes de operaciones sospechosas (que es misión de Uiaf en Colombia).

La Guardia di Finanza se constituye en 1774, primeramente con la misión de luchar contra el contrabando. Se va desarrollando a lo largo de los siglos XIX y XX, haciendo frente a las crecientes amenazas y complejidades que resultan de la evolución de las conductas delictivas de naturaleza económico-financiera.

 

Infolaft:

¿Cuál es el nivel de cooperación entre las autoridades judiciales y tributarias colombianas y la Guardia di Finanza?

SG:

El nivel de las relaciones existentes con la Fiscalía General de la Nación y, en particular, con la PEF es excelente. Para la Guardia di Finanza fue un privilegio poder aportar ideas y experiencias a la Fiscalía colombiana a la hora de elaborar el proyecto que llevó a la creación de la PEF. Así mismo,  sigue habiendo un intercambio continuo al mas alto nivel como demuestran las visitas a Roma realizadas en el curso del 2014 por el Vicecomandante General de la Guardia di Finanza en Colombia y por el Vicefiscal General de Colombia.

Con la Dian también hay una excelente relación, debida además al hecho de que nuestras dos administraciones representan a nuestros países en el ámbito del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (Ciat), un organismo internacional que agrupa a las administraciones tributarias de 38 países en cuatro continentes incluyendo, en particular, a 31 países americanos.

Creemos firmemente que Colombia será una de nuestras principales contrapartes para la lucha contra los delitos económicos y financieros; así mismo, con las instituciones colombianas seguimos trabajando para que el nivel de cooperación existente logre alcanzar siempre más y mejores resultados.

 

Infolaft:

¿La Guardia di Finanza apoya investigaciones de lavado de activos en Colombia?

SG:

Para Italia la lucha al lavado de activos es una prioridad desde hace décadas, cuyo fin es contrarrestar eficazmente los delitos propios de la delincuencia organizada y, en general, luchar contra todas las formas de infiltraciones de capitales ilícitos en la economía del país, las cuales  alteran el libre mercado y la competencia. Esta estrategia a nivel de país impone a la Guardia di Finanza un gran esfuerzo a la hora de buscar, crear y fortalecer todas las posibles sinergias con las instituciones de países que tengan el mismo nivel de compromiso, como es el caso de Colombia.

Y con la intención de agilizar dicha cooperación y ser mucho más eficaces a la hora de apoyar investigaciones complejas y transnacionales como las de delitos de lavado, la Guardia di Finanza hizo una importante inversión constituyendo una extensa red de agregados presentes en diferentes países, dirigida desde el II Reparto de nuestro Comando General, con el fin de brindar apoyo a dichas actividades en los países amigos. La red, de la que yo formo parte como agregado residente en Panamá, cubre ahora 20 posiciones en Europa, África, Asia y las Américas, y está dando excelentes resultados en términos de auxilios en las actividades de las autoridades de diferentes países.

 

Infolaft:

¿De qué forma se puede optimizar la cooperación entre autoridades del mundo para investigar delitos financieros?

SG:

Creo firmemente que una de las claves de éxito para lograr resultados tangibles en la investigación de los delitos financieros sea mejorar la cooperación interinstitucional entre autoridades de los países. La Guardia di Finanza es un ejemplo único y tal vez difícil de ‘clonar’ en otros ámbitos jurídicos y sociales. Pero creo  que las características del modelo de la Guardia di Finanza de ser multidisciplinario, especializado y con la total disponibilidad de la información relevante para dichas conductas se pueden replicar si se mejoran los mecanismos de intercambio y disponibilidad de la información dentro del mismo país.

También si se entiende la característica casi ‘predictiva’ que tienen los delitos económicos, ya que si somos capaces de seguir los flujos financieros ilícitos cuando se generan somos capaces de intervenir y llegar cuando muchas conductas todavía se están realizando. Esto permite mejorar la calidad de la prueba (tema importante en los países con un sistema penal acusatorio como Colombia) y minimizar los daños a la hacienda pública, al mercado y, en definitiva, a los ciudadanos.

En este ámbito, la Guardia di Finanza siempre ha sido muy activa a nivel internacional apoyando desde el comienzo la iniciativa de la Ocde del Diálogo de Oslo, que busca mejorar dichos mecanismos de cooperación a nivel interno e internacional, así como la capacitación de los funcionarios. Y con mucho orgullo, a este respecto, tengo que decir que precisamente la Escuela de Especialización de la Guardia di Finanza en Roma es la Academia Internacional de la Ocde para la capacitación de funcionarios en tema de delitos financieros.

Al mismo tiempo, estamos apoyando una importante actividad llevada a cabo por la acción Eurosocial de la Unión Europea, la cual busca aportar conocimientos y experiencias en la región en la lucha contra la corrupción y los delitos financieros. Eurosocial, a través de la Conferencia de Ministros de Justicia de los Países Iberoamericanos (Comjib), ha realizado excelentes productos en términos de diagnóstico sobre la situación del los países de la región y las recomendaciones para tener mejoras, así como para fomentar la participación de las diferentes redes existentes en Latinoamérica que reúnen autoridades que tengan funciones de detección de dichas conductas, con el fin de alcanzar resultados tangibles en esta lucha. Igualmente, Eurosocial respalda acciones concretas de apoyo a países y, justamente en Colombia, está llevando a cabo varias actividades con la PEF de la Fiscalía General de la Nación. 

 

Infolaft:

¿Qué recomendaciones le puede hacer a las autoridades de investigación colombianas para perseguir el dinero de los grupos de delincuentes?

SG:

Las autoridades colombianas tienen un excelente nivel de preparación y capacidad para perseguir los flujos de dinero ilícito. Aun así, creo que se debe tener en mente que solo una adecuada especialización y la aplicación de metodologías de análisis e investigación innovadoras y visionarias permite una real acción de ataque al lavado y a las otras conductas delictivas de naturaleza financiera que van evolucionando a los ritmos elevados y globalizados de los mercados. Tenemos que estar preparados para realmente tratar de estar un paso adelante de lo que pueda acontecer y no seguir considerando e investigando solo la experiencia de lo que conocemos.

No se puede manejar un carro solo mirando el espejo retrovisor: así, el moderno investigador económico-financiero tiene que ser proactivo y predictivo para detectar lo que está aconteciendo. En el siglo XIX, Alexandre Dumas escribía en una novela que buscando a la mujer se podía encontrar la solución a cualquier delito. En el siglo XX un fiscal italiano asesinado por la mafia, Giovanni Falcone, decía que solo siguiendo el dinero se podían solucionar los casos. Tal vez sea menos poético que buscar a una mujer, pero lamentablemente seguir el dinero ilícito tiene que ser la primera opción para una investigación penal moderna y eficaz.