El representante a la Cámara Hugo Velásquez, autor del Proyecto de Ley que busca despenalizar los cultivos ilícitos y que fue archivado en segundo debate hace algunas semanas, anunció que la iniciativa se presentará de nuevo en la próxima legislatura. En diálogo con InfoLAFT el congresista explicó las razones por las que sería conveniente aprobar el Proyecto.

 


 

 

InfoLAFT:

¿Cuál es su argumento para defender la despenalización de los cultivos ilícitos?

Representante Hugo Velásquez:

Primero que todo le queremos mostrar al gobierno y a la sociedad en general que el narcotráfico es ante todo una cadena que está compuesta por tres eslabones correspondientes a los sectores primario, secundario y terciario.

En el primario encontramos los cultivos ilícitos (la coca, la marihuana y en menor medida la amapola). Aquí hemos identificado un problema de pobreza, de marginalidad social y de abandono por parte del Estado hacia los campesinos que cultivan.

Ya en el sector secundario encontramos la transformación del producto natural (cultivo) en alcaloide, lo cual se hace a través de sofisticados laboratorios y con el uso de complejos químicos. En este segmento, que se podría llamar como el de la transformación, es donde se comienza a vislumbrar la criminalidad y el enriquecimiento.

Finalmente, el sector terciario es de la comercialización. Este segmento es el mayor productor de violencia, toda vez que perpetra homicidios selectivos, ajustes de cuentas, asesinatos por delación, lavado de activos y otros delitos. También es en este punto donde se identifica el aporte del narcotráfico al conflicto armado.

Con base en nuestros estudios pudimos encontrar que todos los cultivadores son pobres y que eso apenas les da para sobrevivir. Allí no hay posibilidades de enriquecimiento, además, ellos no son población criminal porque no tienen armas. Lo que ocurre es que acuden al cultivo ilícito porque en muchos casos es su única manera de sobrevivir, especialmente en zonas que están al margen de la economía formal.

Por otra parte, ellos, los cultivadores, no victimizan a nadie, al contrario, son acosados constantemente por actores violentos. Por ejemplo, en varias regiones del país la guerrilla y/o los paramilitares los obligan a venderles el producto del cultivo solamente a uno de estos actores armados.

Quiero contarle algo más: yo no he visto al primer guerrillero o paramilitar que tome un azadón para cultivar, y esto es porque ellos se aprovechan de los sectores campesinos en las zonas rurales.

 

InfoLAFT:

¿Cual fue la posición del gobierno ante el Proyecto de Ley?

RHV:

El exministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra, y el actual viceministro de Política Criminal y Justicia Restaurativa, Farid Benavides, impulsaron el archivo del Proyecto atribuyendo compromisos internacionales. En su momento, nosotros replicamos que esos tratados no eran de Derechos Humanos y por eso no hacían parte del bloque de constitucionalidad.

La actual política de lucha contra las drogas ha generado cierta animadversión contra el Estado por parte de los cultivadores, quienes son personas muy pobres. Eso hace que ellos se pongan de parte de los ilegales, lo que a su vez implica un rompimiento del tejido social. La despenalización no fomentaría los cultivos ilícitos, sino que reconciliaría a la gente con el estado, en razón de las consecuentes políticas gubernamentales de beneficio al campesinado.

Otro elemento de análisis interesante es que si llegaran a ‘dispararse’ los cultivos, como muchas personas temen, la sucesiva baja en los precios por la enorme oferta desestimularía el cultivo.

Por otra parte, en muchas regiones de la Orinoquía el estado ha optado por restringir al cultivador ilícito a través del no suministro de abonos, algo que ha generado el encarecimiento de la agricultura lícita por la falta de materias primas. Eso también ha ocasionado corrupción por parte de las autoridades locales, ya que éstas terminan vendiendo lo que hace falta.

Lo que realmente buscamos con el Proyecto de Ley es que los recursos del estado se destinen a luchar contra los eslabones más fuertes de la cadena del narcotráfico.

Representante Hugo Velásquez. Foto por Partido Liberal

 

InfoLAFT:

El Proyecto se radicó en febrero de 2012, pero fue debatido por la Plenaria el 24 de octubre. ¿Por qué se demoró ocho meses en llegar a la Plenaria?

RHV:

Hubo demoras por parte del gobierno para que el Proyecto de Ley llegara a la Plenaria porque en un principio tuvo una gran acogida en escenarios académicos y en varias ONG. Yo quiero ser claro en que no buscamos legalizar la droga, pero tampoco es saludable que se siga criminalizando a sectores sociales ligados a la pobreza.

 

InfoLAFT:

¿El Proyecto de Ley se consultó con el Consejo de Política Criminal?

RHV:

No, porque íbamos a tener una respuesta negativa.

 

InfoLAFT:

¿Insistirá en el Proyecto de Ley?

RHV:

Yo recibí un respaldo muy grande de los senadores Armando Benedetti y Luís Carlos Avellaneda. Con el senador Benedetti acordé que presentaremos la iniciativa en la próxima legislatura por el Senado de la República.

Quiero observar que hace unos años la entonces senadora Viviane Morales presentó un Proyecto de similares características y no pasó el primer debate. Este que presentamos recientemente sí pasó el primer debate, pero se quedó en el segundo. Esto demuestra que el Congreso de la República participa de un debate que se está dando en los escenarios internacionales.