La Empresa de Energía de Bogotá (EEB), a través de la Dirección de Auditoría Interna, con el apoyo de la firma Lozano Consultores, realizó con gran éxito una jornada de capacitación en prevención del lavado de activos y la financiación del terrorismo en la sede de dicha entidad, entre el 19 y 23 de noviembre de 2012.

 


 

Las capacitaciones en prevención del lavado de activos y la financiación del terrorismo se conciben, por lo general, como actividades agotadoras en las cuales el desgaste de los asistentes –y también de los instructores– es mayor que el aprendizaje obtenido.

Gran parte del fenómeno descrito en el párrafo anterior se debe al formato utilizado en dichas capacitaciones, el cual, la mayoría de las veces, consiste en charlas magistrales con poca interacción. Esto permite la distracción de los capacitados que se ven tentados, frecuentemente, a conversar entre ellos, a chatear a través de sus teléfonos celulares, a dibujar en una hoja de cuaderno o a quedarse dormidos.

Siendo conscientes de esta realidad, la firma Lozano Consultores y la Dirección de Auditoría Interna de la Empresa de Energía de Bogotá optaron por realizar, en la sede de esta última entidad, una muestra estilo museo con piezas históricas y didácticas relacionadas con el LA/FT, lo cual permitió concienciar a colaboradores, proveedores y contratistas sobre dos puntos fundamentales:

  1. El LA/FT es tangible
  2. Prevenir el LA/FT es tarea de todos

A lo largo de la Expoferia los funcionarios de la EEB se encontraron con varios elementos que despertaron su interés, algunos de los cuales se detallan a continuación:

  • La gran pirámide que hace un símil entre los casos Ponzi, Madoff y DMG.
  • La edición original del diario The New York Times del 12 de septiembre de 2001 que informa sobre los atentados contra las torres gemelas.
  • El ejemplar original (año 1932) del diario Herald Tribune de Nueva York que revela las series de los billetes con los que se pagó el secuestro del hijo de Charles Lindbergh, un reconocido aviador estadounidense.
  • Las ediciones originales de la Revista Time de los años 80 en las cuales se comenzó a reportar el tráfico de droga trasnacional desde Colombia.
  • Las réplicas de las camisetas fabricadas por la organización Fighters and Lovers para financiar a las FARC.
  • La réplica de la cerveza a través de la cual Al Capone lavó dinero.

Tener a la vista estos y otros objetos produjo en todos los asistentes la certeza de que el lavado de activos y la financiación del terrorismo son flagelos reales, y presentes en varios sectores de la sociedad y la economía. Así mismo, permitió generar conciencia en los capacitados en torno al hecho de que si dichos flagelos no son combatidos, pueden afectarlos directamente.