Fiscales e investigadores judiciales realizaron una serie de allanamientos el día de ayer en los Países Bajos como consecuencia de la investigación sobre el supuesto uso de compañías ficticias para distribuir sobornos por valor de USD 100 millones en nombre del conglomerado brasileño Odebrecht SA.

Los datos y los registros financieros fueron incautados de media docena de hogares y empresas, dijeron los fiscales holandeses. Aunque un hombre de 48 años fue detenido cerca de la ciudad de Leiden, las autoridades no revelaron ninguno de los negocios investigados.

«Se sospecha que las entidades corporativas holandesas se usaron a gran escala para facilitar sobornos», dijeron los investigadores, para luego enfatizar que, a hoy, no hay mayor duda que los sobornos fueron pagados por Odebrecht » a burócratas y partidos políticos extranjeros.

Según la fiscalía, a través de Holanda se habrían canalizado al menos USD 100 millones a través de estructuras financieras establecidas por fideicomisos y asesores fiscales, y se cree que también se usaron contratos y facturas falsos para ocultar los pagos.

La investigación en Holanda también es consecuencia del escándalo ‘Lava Jato’, una investigación masiva de varios años sobre la corrupción, incluido el lavado de dinero, vinculada a las industrias del petróleo y la construcción.

En 2016, Odebrecht y Braskem SA, una empresa petroquímica brasileña, acordaron pagar 3.500 millones de dólares para resolver los cargos frente a las autoridades de los Estados Unidos, Brasil y Suiza.