Durante el 2º Foro de Ética del Sector Electrico se destacó el compromiso de las empresas del sector para combatir la corrupción y se entregaron mejores prácticas para promover la transparencia y el establecimiento de mecanismos de acción colectiva.

 

Empresas colombianas son bien calificadas

Según lo expuesto por Diana Chávez, funcionaria de la oficina en Bogotá del Pacto Global, Empresas Públicas de Medellín (EPM), la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) e Interconexión Eléctrica S.A. (ISA) se destacan en el cumplimiento del Principio 10 del Pacto Mundial. Dicho principio consiste en ‘‘actuar contra todas las formas de corrupción, incluyendo la extorsión y el soborno’’.

En este mismo sentido y de acuerdo con un análisis realizado por Naciones Unidas acerca del cumplimiento del citado Principio 10, las tres empresas mencionadas anteriormente, junto a Chilectra (Chile) son las más destacadas por su alto nivel de actividad en América Latina. También se destacan Celsia S.A e Isagen.

Aquí vale la pena mencionar que para determinar si una empresa cumple con lo estipulado por el Pacto Global se revisa el cumplimiento de 22 elementos (7 básicos y 17 deseables). Por ejemplo, respecto a los procesos de monitoreo el elemento básico es contar con procesos de monitoreo y mejora contra la corrupción, mientras que entre los elementos deseables se destaca si los líderes organizacionales revisan los procesos de monitoreo y las mejoras, si las entidades gestionan los incidentes y si se cuenta con verificación externa de los programas anticorrupción.

 

Principales debilidades del sector

El reporte del Pacto Global señala que para las empresas del sector energético que todavía tienen problemas con el cumplimiento del principio 10, es de suma importancia contar con un ‘‘liderazgo más activo, explícito y directo de la alta gerencia en lo relacionado con el principio anticorrupción del Pacto Mundial’’.

Adicionalmente, el documento determinó algunas de las principales falencias identificadas durante la evaluación de las empresas:

 

  • No manifestar de manera explícita la lucha anticorrupción por parte de la empresa.
  • No hacer una mención expresa relativa a la lucha anticorrupción en la carta inicial del informe firmada por el presidente, director general o cargo afín.
  • No mencionar explícitamente la legislación regional o internacional relativa a la lucha anticorrupción.
  • No atribuir la responsabilidad al área correspondiente por cada una de las acciones.
  • No especificar la existencia de procedimientos de auditorías internas dirigidas a detectar la corrupción.

 

Problemas de corrupción en la institucionalidad colombiana

De acuerdo con Chávez, el primer pilar del Reporte Global de Competitividad 2014 del Foro Económico Mundial, el cual hace referencia a las instituciones, permite observar que Colombia tiene serios problemas en cuanto a la desviación de fondos públicos, favoritismo en decisiones de funcionarios públicos, comportamientos antiéticos de las firmas y pagos irregulares y sobornos. (Ver tabla 1).

 

Pilar: instituciones

Puesto

Puntaje

Transparencia del Gobierno en la elaboración de políticas públicas

84

3.8

Desviación de fondos públicos

128

2.2

Favoritismo en decisiones de funcionarios públicos

107

2.6

Comportamiento ético de las firmas

110

3.6

Pagos irregulares y sobornos

105

3.3

Eficacia de las juntas directivas

40

5.0

Eficacia de las auditorías y estándares de reporte

77

4.5

Tabla 1

 

El ítem ‘puesto’ hace referencia a la posición que ocupó Colombia entre 144 países evaluados, siendo 1 la mejor posición y 144 la peor. Así mismo, con base en dicho resultado se otorga un puntaje, el cual va de 1 a 7, siendo 7 el resultado ideal.

 

Focos de riesgo

Por otra parte, Alma Rocío Balcazar, experta en temas energéticos, señaló durante su conferencia que Colombia ocupa el lugar 94 entre 175 países en el Índice de Percepción de Corrupción; además, en los últimos cuatro años ha quedado evidenciado que la corrupción es el factor que más impide hacer negocios en el país, razón por la cual ‘‘la gestión del riesgo de corrupción es un elemento fundamental en el sistema de gestión del riesgo de empresas’’.

Según Balcazar, la relación con proveedores y contratistas requiere de un manejo eficiente y transparente para evitar futuros problemas. En este sentido, recomendó a las empresas del sector energético prestar especial atención a la tercerización de los servicios, tales como la lectura de medidores, entre otros.

Otro de los focos de posible riesgo son las etapas iniciales de los proyectos, toda vez que en la construcción de una planta o un embalse una empresa puede manejar miles de empleos e intereses y allí es de especial importancia la independencia de las auditorías.

A continuación infolaft cita otros posibles eventos de riesgo de corrupción en áreas clave del sector, los cuales fueron identificados por la expositora:

 

Políticas/planeación/ regulación

Transparencia de la información

Supervisión y control

Proyectos infraestructura eléctrica

Formación de precios(bolsa/energía/ contratos bilaterales

Manejo y revelación conflictos de interés

Transgresión al régimen de inhabilidades e incompatibilidades

Prevención del lavado de activos en inversiones del sector

Sobornos

Prácticas de competencia restrictiva (colusión, abuso de confianza, oligopolios, especulación)

Tráfico de influencias

Conflictos de interés no explícitos y/o no revelados (agentes, instancias de decisión del sector)

 

Tráfico de influencias

Repartición del mercado

Régimen de inhabilidades e incompatibilidades

Opacidad, ocultamiento, manipulación de la información

 

Conflictos de interés

Falta trazabilidad sobre el precio que se forma

Ausencia de estándares de gobierno y cumplimiento en los agentes

 

 

Opacidad de información relevante (inflación de precios)

Opacidad de la información relevante

Captura del regulador

 

 

 

 

 

Medidas para fortalecer el sistema anticorrupción

Al finalizar su exposición, Balcazar entregó algunas recomendaciones a los funcionarios de entidades del sector energético para mitigar el gran riesgo que representa la corrupción:

 

  • Elaborar mapas de riesgo de corrupción sectoriales con controles de prevención individuales y colectivos.
  • Hacer que la información sectorial sea transparente, es decir, accesible y pública.
  • Establecer programas de cumplimiento anticorrupción al interior de las empresas.
  • Implementar mecanismos que faciliten la denuncia, preferiblemente anónimos.
  • Establecer reglas claras y suficientes (programa de buen gobierno y cumplimiento).
  • Contar con herramientas tecnológicas de monitoreo en las áreas de riesgo.
  • Fomentar acciones colectivas con pactos de integridad sectoriales.
  • Promover iniciativas de rendición de cuentas y transparencia con participación de la sociedad civil.