La Fiscalía General y la Dijín ocuparon tres buses que fueron utilizados durante el mes de julio de este año para actividades de trasteo de votos y fraude en la inscripción de cédulas.